viernes, 4 de septiembre de 2020

¿Qué es la poesía? Poemas de Víctor Raúl Jaramillo



Entró el poema
como una niña
a punto de parir

No creo que mi poesía sea una “dialéctica”. Es más una manera íntima de relacionarme con el mundo, de acentuar las situaciones en que me he visto involucrado, quizá una especie de quietud. Las variadas manifestaciones de lo que acontece exigen testimonio, generar cambios cuando lo que sucede no nos ofrece algún tipo de alegría, cuando no satisface nuestra búsqueda del gozo y nos deja en la penuria, rodeados de una tensión fatigosa. Es allí donde la poesía es válida, sea de la forma que sea. La única intención de mi escritura poética es mostrar lo que soy y lo que a bien parece que es esta existencia desproporcionada. En ningún momento como objeto, sí como mirada. En ella hace ronda y canta el lenguaje, lo vivido y lo anhelado, lo que está presente en los hechos y lo que hemos erigido con nuestra voluntad de crear: demonios, dioses y diosas, presencias y fantasmagorías, metáforas que en algunas ocasiones nos impiden vivir. Mi actuación con el poema es como con el sueño, en pocas palabras, la actividad de una persona que cree -aunque creer sea no distinguir-, que a pesar de que el amor no exista, nos podemos amar. Y hago la pregunta: ¿acaso no es esta la gran maravilla que nos puede dar la poesía?


La obra poética, narrativa, ensayística y filosófica de Víctor Raúl Jaramillo constituye en los últimos veinte años uno de los referentes más interesantes y significativos de nuestra literatura antioqueña y, en particular, de Medellín. Así lo demuestran la originalidad de su estilo, la fuerza expresiva de su lenguaje, la singularidad de su visión conceptual y el enfoque riguroso de su trabajo en un medio donde, regularmente, no es fácil encontrar reunidas en un escritor tales virtudes. (…) Poesía y pensamiento nunca fueron para Víctor una contradicción o una dicotomía insoluble como en algún momento llegó a creerse. Por fortuna las nuevas teorías del universo, el arte, las ciencias sociales y experimentales hacen cada vez más visible esa unidad primordial de la que, justamente, nos han hablado siempre los poetas.

La opinión de Pedro Arturo Estrada sobre su obra.

**

Permaneciendo en los signos
o en la melancolía,
habitamos esa conquista
que será olvidada.
Llave o camino
descifrarán los pasos ausentes.
Otras voces iluminarán la estancia,
otros ojos
que nadie podrá ver.
Al fin y al cabo
las horas que atesoramos
serán un oro perdido
que otros creen de los bolsillos.

**

Todo existirá mientras vivamos.
Cuando cerremos la puerta,
todo se irá con nosotros.
Menos aquello
que dejamos en el nombrar.
Aferramos el tiempo,
pero nos detiene
su cruel designio.
Tiempo arquitecto,
Tiempo fundante
paso a paso
de nuestra voluntad,
que después de la palabra
sólo asegura el silencio.


Columnas de fuego donde se purifica el agua

Acunados los antílopes
por la garra del tigre.
Quizá así tus muslos
y mi boca que te nombra.
Dos versiones de la furia,
gemelos que alguna vez estuvieron juntos.
Ahora ríos en otro paisaje.
Columnas de fuego
donde se purifica el agua.
Ven y atiende esta barca,
ven y consuela esta noche extrema.
Caída en el tiempo tu ausencia.
Desplomada bestia que implora salud.
No más que citar la ilusoria esperanza.
Acaso la vuelta a un primer abrazo.
Tal vez el día sea otro vacío
que el sol alumbra.
Y la nostalgia una manera más calcárea
de reconocer el paso con las monedas en los ojos.
Quizá el tiempo que imploro
no sea más que una nada
que da forma a los cuerpos.
Y la voz una forma de olvido.


Carta con cien pájaros

Soy luna, vacío.
Entro, tenue viento,
silencioso margen de luz.
A tu hora busco norte,
quebrada primavera, voz imperiosa.
De ti la rosa que también muere.
Asómate al límite,
dirige tu ojo, mediodía.
Salto o fuerza, navío,
ruta, fantasma del tiempo.
Todo concluye, mano, amor,
brisa truco del sur.
Ave vuela, aullido anuncia.
Tu pelo simula cascadas de jade.
Es otra mañana,
el canto brota,
veta, mirada danzando al llamado.
Qué decir de tu sonrisa,
qué de tu cadera amarilla.
atrás, del lado de la sangre,
turbión, ancla tejida vigorosa.
Hoy en tu pecho,
leche, conquista del mar.
Otro juego impera,
susurro a tu oído.
Lluvia, licor de miércoles.
Una veleta te nombra,
quizá el camino sea fiel.
Mas no dejes al viento tu acto.
Descansa ahora,
arremete al alba.
No es tarde para el beso.


Para volver al mar

En otro tiempo,
oleaje, marea alta.
En tu mano, ahora,
sólida roca,
arrecife y cardumen.
Tu voz es viento suficiente
para existir.
Tu espalda un lirio,
un ramillete de camelias.
Pronto volverás al mar,
en mi barca
tu cadera estará bailando.
Ahora te meces
con mi acto amoroso
de decirte “sí”.
Cómo esperar más,
si tu aliento,
semilla agreste,
me canta y me acuesta.
No es que no estés.
Estás y te llevo
como el sol
de una ciudad
alta y fija.
El movimiento de tu cintura
es estación amapola,
palmera feliz de potro.
Desnúdame otra vez,
mójame,
liviana menta y ley.
Iremos al mar,
no porque esté lejos,
sino a reconocer nuestra sal.
Eres cielo en mis oídos,
como un dios que vibra
entrada la noche.
Diálogo mudo,
mutado silencio en rayo.
Un tigre te habita.
Un águila nos lleva.
Aquél delfín vuelve rozando.
Mírame como anoche.
Ese beso primero no ha acabado.
Destino es piedra labrada
en tu pecho.
Corazón mío que ilumina.
Acuéstate conmigo siempre,
en mi muerte
has metido la mano.


*Víctor Raúl Jaramillo: Sonsón, Colombia, 1966. Doctor en Filosofía, poeta y músico. Fundador del grupo de ultrametal ReencarnacióN, con el que lleva más de 30 años activo. Creador de un Consultorio Filosófico, primero de su clase en el país. Sus más recientes publicaciones son: Pensar la vida y la muerte y otras banalidades, Erótica como ética: manifiesto sobre el placer como deber, Creación como Mística: una criptografía de lo sagrado (ensayo); Preguntas mercuriales para un insomne incendiado (entrevistas); Trozos de materia desnuda, Cortezas de aliento, Máscaras sin coartada: 1992-1994 (poemas); y Monedas de oriente: otra manera de la filosofía como medicina (cuentos, aforismos y ensayo). Algunos de sus textos han sido traducidos al inglés y al francés. Actualmente dirige un proyecto para lecturas gratuitas en la Web, llamado: Libre Acceso Ediciones. Además escribe para su micrositio Mancha negra y furia, en el magazine virtual Laterales.com, y en su blog Nexus universalis de la página Morada.co

No hay comentarios:

Publicar un comentario