jueves, 3 de septiembre de 2020

"El miedo" Relato de Karen Janet Escobedo Rosales


Nombre: Miedo
Técnica: Pastel 
Medidas: 60*40cm
Año: 2020
  
El miedo, una palabra realmente complicada para poder vagar en su amplio significado, ¿qué es el miedo? para mí una de las preguntas más difíciles, y más para un tema del cual necesito crear obra del significado de dicho sentimiento capaz de generar tanta angustia en un ser e incluso ocasionar la incapacidad de poder vivir a alguien como quisiera.

Miedo, proveniente del termino latín metus. Se trata de una alteración del ánimo que produce una alteración eventual ya sea real o imaginaria. Pero ¿como pasar o traducir el miedo a palabras para poder expresarlo? Desde mi perspectiva de vida, yo puedo decir que le temo a las arañas, a la muerte, a la perdida entre muchas otras cosas sin embargo no es eso de lo que quiero hablar, tengo la creencia de que el miedo es algo mucho más complejo que un sustantivo, porque no es el objeto temido del que me gustaría tratar, “no es la muerte a lo que temo sino a lo que me hace sentir”. Pero se ha transformado en un reto realmente difícil poder expresar a lo que quiero referirme.

¿qué es el cuerpo y como expresa el miedo? ¿el miedo es corporal, mental o espiritual?
Bien lo dice Epícteto “no hay que tener miedo de la pobreza, ni del destierro, ni de la cárcel, ni de la propia muerte… de lo que hay que tener miedo es del propio miedo” seguido por Sófocles que dice “para quien tiene miedo, todos son ruidos”
Para explicar esto me remonto a una etapa de mi vida que no pensé que estaba olvidada pero si creí que “no me afectaba tanto”.

Soy la primogénita de un hombre y una mujer construidos a base de trabajo, dos comerciantes que lucharon por una “independencia” económica, complementada con esa idea retomada por muchos que dice “quiero que mi hij@ tenga lo que yo no tuve”.

Una disciplina en el trabajo que después de tiempo genero los frutos económicos esperados pero también el precio de la codicia natural en el hombre.
Dicen que los perros no tienen el sentido de saciedad, mientras tú lo siguas alimentando el seguirá comiendo aunque ya esté satisfecho, de igual manera así es el humano “mientras más tiene más quiere”.

Exactamente ese proceso sucedía en casa, yo iba en cuarto año, era un sábado normal, temprano por la mañana con la señora Mari, el ángel que me cuidaba en ese tiempo, de repente tocan la puerta un zaguán negro y grande, yo desayunaba y juntas gritamos “¿quién? La respuesta a continuación fue: “soy yo ábranme” no reconocimos la voz, corrí arriba a asomarme para ver quién era pero cuando le grite que no lo hiciera ella ya había abierto la puerta. Entraron aproximadamente seis hombres encapuchados, nos sometieron y nos encerraron en el baño, no sé exactamente cuánto tiempo fue el que estuvimos ahí, ni cuantas veces nos amenazaron, pero esa vez fue el día que conocí el miedo en su máxima expresión, esa sensación de taquicardia y de debilidad en todo el cuerpo y al mismo tiempo una energía que corre por todo tu ser capaz de mantenerte despierto y alerta a lo que está pasando mientras tu mente genera una realidad alterna que posiblemente no exista. El regreso de ese ser salvaje que vive en tu interior y que solo quiere seguir aquí para saber que lo que ama aún existe.
Hoy después de 22 años tenía un bloqueo que no me permitía poder aclarar lo que quería expresar con este trabajo, salí de vacaciones con mi familia y en la casa en donde nos quedamos intentaron entrar mientras nosotros dormíamos, gracias a la vida no pasó nada pero brindo el recuerdo y la inspiración para recordarme lo que se siente tener miedo, miedo a que la realidad por lo menos la realidad que yo percibo desaparezca. ¿qué pasa cuando morimos? Metafísicamente es incierto poder abordar dicho tema pero algo que me parece real e interesante es que una realidad, una dimensión, en la que vivía dicha persona que ha muerto se extingue, me refiero a que nadie en absoluto volverá a ver la vida desde el mismo punto de vista, toda cabeza es un mundo con infinidad de posibilidades. Y cuando el miedo se apodera de ti surge aquella sensación de no querer que tu realidad se desvanezca. ¿qué soy yo, más que un pedazo de carne, con sangre fluyendo por sus venas?

Soy vida, soy aire, soy tierra, soy mama, soy hija, soy pintura, soy alumna, soy maestra, soy día, soy sol, soy irreverencia, soy respeto, soy silencio, soy algo que posiblemente en tu realidad no existe ni tu existas en la mía, pero que cabe la posibilidad de que si y que algún día alguno de los dos tenga miedo de que uno de nosotros deje de existir. Aunque sea solo en el pensamiento.

* 

El miedo, una palabra realmente complicada para poder vagar en su amplio significado, ¿qué es el miedo? para mí una de las preguntas más difíciles, y más para un tema del cual necesito crear obra del significado de dicho sentimiento capaz de generar tanta angustia en un ser e incluso ocasionar la incapacidad de poder vivir a alguien como quisiera.

Miedo, proveniente del termino latín metus. Se trata de una alteración del ánimo que produce una alteración eventual ya sea real o imaginaria. Pero ¿como pasar o traducir el miedo a palabras para poder expresarlo? Desde mi perspectiva de vida, yo puedo decir que le temo a las arañas, a la muerte, a la perdida entre muchas otras cosas sin embargo no es eso de lo que quiero hablar, tengo la creencia de que el miedo es algo mucho más complejo que un sustantivo, porque no es el objeto temido del que me gustaría tratar, “no es la muerte a lo que temo sino a lo que me hace sentir”. Pero se ha transformado en un reto realmente difícil poder expresar a lo que quiero referirme.

¿qué es el cuerpo y como expresa el miedo? ¿el miedo es corporal, mental o espiritual?
Bien lo dice Epícteto “no hay que tener miedo de la pobreza, ni del destierro, ni de la cárcel, ni de la propia muerte… de lo que hay que tener miedo es del propio miedo” seguido por Sófocles que dice “para quien tiene miedo, todos son ruidos”
Para explicar esto me remonto a una etapa de mi vida que no pensé que estaba olvidada pero si creí que “no me afectaba tanto”.

Soy la primogénita de un hombre y una mujer construidos a base de trabajo, dos comerciantes que lucharon por una “independencia” económica, complementada con esa idea retomada por muchos que dice “quiero que mi hij@ tenga lo que yo no tuve”.

Una disciplina en el trabajo que después de tiempo genero los frutos económicos esperados pero también el precio de la codicia natural en el hombre.
Dicen que los perros no tienen el sentido de saciedad, mientras tú lo siguas alimentando el seguirá comiendo aunque ya esté satisfecho, de igual manera así es el humano “mientras más tiene más quiere”.

Exactamente ese proceso sucedía en casa, yo iba en cuarto año, era un sábado normal, temprano por la mañana con la señora Mari, el ángel que me cuidaba en ese tiempo, de repente tocan la puerta un zaguán negro y grande, yo desayunaba y juntas gritamos “¿quién? La respuesta a continuación fue: “soy yo ábranme” no reconocimos la voz, corrí arriba a asomarme para ver quién era pero cuando le grite que no lo hiciera ella ya había abierto la puerta. Entraron aproximadamente seis hombres encapuchados, nos sometieron y nos encerraron en el baño, no sé exactamente cuánto tiempo fue el que estuvimos ahí, ni cuantas veces nos amenazaron, pero esa vez fue el día que conocí el miedo en su máxima expresión, esa sensación de taquicardia y de debilidad en todo el cuerpo y al mismo tiempo una energía que corre por todo tu ser capaz de mantenerte despierto y alerta a lo que está pasando mientras tu mente genera una realidad alterna que posiblemente no exista. El regreso de ese ser salvaje que vive en tu interior y que solo quiere seguir aquí para saber que lo que ama aún existe.
Hoy después de 22 años tenía un bloqueo que no me permitía poder aclarar lo que quería expresar con este trabajo, salí de vacaciones con mi familia y en la casa en donde nos quedamos intentaron entrar mientras nosotros dormíamos, gracias a la vida no pasó nada pero brindo el recuerdo y la inspiración para recordarme lo que se siente tener miedo, miedo a que la realidad por lo menos la realidad que yo percibo desaparezca. ¿qué pasa cuando morimos? Metafísicamente es incierto poder abordar dicho tema pero algo que me parece real e interesante es que una realidad, una dimensión, en la que vivía dicha persona que ha muerto se extingue, me refiero a que nadie en absoluto volverá a ver la vida desde el mismo punto de vista, toda cabeza es un mundo con infinidad de posibilidades. Y cuando el miedo se apodera de ti surge aquella sensación de no querer que tu realidad se desvanezca. ¿qué soy yo, más que un pedazo de carne, con sangre fluyendo por sus venas?

Soy vida, soy aire, soy tierra, soy mama, soy hija, soy pintura, soy alumna, soy maestra, soy día, soy sol, soy irreverencia, soy respeto, soy silencio, soy algo que posiblemente en tu realidad no existe ni tu existas en la mía, pero que cabe la posibilidad de que si y que algún día alguno de los dos tenga miedo de que uno de nosotros deje de existir. Aunque sea solo en el pensamiento.


*Karen Janet Escobedo Rosales (Solum) nace en el municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México, radica desde el 2015 en San Juan del rio, Qro. Actualmente está desarrollando una tesis para obtener grado de licenciada en artes visuales con especialidad en artes plásticas por la facultad de bellas artes en la Universidad Autónoma de Querétaro. Ha participado en exposiciones de pintura en el Portal del diezmo por los diez años de la facultad de bellas artes y ahí mismo en la muestra artística en la feria de San Juan del Rio 2019, Participó en la primera exposición de artes visuales “el espacio visual en la mirada biográfica” dentro del primer simposio de estudios aplicados a las artes dentro de la Universidad Autónoma de Querétaro, De igual manera participó en la muestra artística y cultural “poderart” en la casa de la cultura, San José Iturbide, Gto. Finalmente, obtuvo el primer lugar dentro del concurso interno de dibujo en la cuarta muestra artística y cultural de la revista poderart. Su trabajo se guía dentro del eje temático de lo humano a lo sagrado y las sensaciones que están entre las dos vertientes que generalmente son tomadas como puntos contradictorios o incluso fuera del control personal, pero son parte de la humanidad como el miedo, el enojo, el amor, etc. (Solum) nace en el municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México, radica desde el 2015 en San Juan del rio, Qro. Actualmente está desarrollando una tesis para obtener grado de licenciada en artes visuales con especialidad en artes plásticas por la facultad de bellas artes en la Universidad Autónoma de Querétaro. Ha participado en exposiciones de pintura en el Portal del diezmo por los diez años de la facultad de bellas artes y ahí mismo en la muestra artística en la feria de San Juan del Rio 2019, Participó en la primera exposición de artes visuales “el espacio visual en la mirada biográfica” dentro del primer simposio de estudios aplicados a las artes dentro de la Universidad Autónoma de Querétaro, De igual manera participó en la muestra artística y cultural “poderart” en la casa de la cultura, San José Iturbide, Gto. Finalmente, obtuvo el primer lugar dentro del concurso interno de dibujo en la cuarta muestra artística y cultural de la revista poderart. Su trabajo se guía dentro del eje temático de lo humano a lo sagrado y las sensaciones que están entre las dos vertientes que generalmente son tomadas como puntos contradictorios o incluso fuera del control personal, pero son parte de la humanidad como el miedo, el enojo, el amor, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario