Ver una entrada al azar

lunes, 20 de mayo de 2024

"La rana Silvana" relato de Carlos Cubeiro

 


    Silvana era una rana como muchas otras de color verdoso que le permitía camuflarse para no ser vista. Así evitaba poder ser atrapada por jovencitos humanos con fines nada saludables para ella. A pesar de su juventud ya conocía muchos de los peligros que debía evitar pero la mayoría de las veces no lo hacía, era bastante temeraria, no le tenía miedo a casi nada. Ésta forma de ser le daba más de un susto diario. Saltaba de charca en charca, usando la vegetación como trampolines para llegar más lejos. Con más frecuencia de la deseada por su familia, sus piruetas la llevaban a pasar de un lado a otro de caminos transitados por coches, camiones de obras cercanas y por grupos de gente en plan excursión. Saltaba, se apoyaba  en alguna rama de un árbol  o arbusto y cómo sí fuera Tarzán de los monos aparecía a varios cientos de metros. Eso sí, nunca caía en seco.

    Un atardecer, cuando el sol estaba a punto de desaparecer en el horizonte, nuestra amiga, la rana Silvana encontró en medio de unos juncos un artilugio que ella no conocía. Cómo aventurera que era se subió a él, era una tabla con ruedas, ósea un monopatín. Estaba viejo y despintado pero sus ruedas giraban y giraban, tanto que comenzó a coger velocidad. En un momento determinado y sin que Silvana pudiera evitarlo, las ruedas del monopatín tropezaron con una piedra, al borde de su charca preferida, con lo que salió volando con Silvana sobre la tabla. Maravilla - gritó ella emocionada-. No se paró al atravesar el agua, continuó corriendo por los senderos y cruzando por el aire nuevas pozas y riachuelos sin descanso. Silvana se sentía feliz viajando en la tabla con ruedas, en aquella que le parecía mágica. Con la ilusión de aquel viaje, no se percató que el cielo se cubría de brillantes luceros acompañados por la luna nueva de plata. Rodando por los caminos de tierra, por las pistas asfaltadas, por arriba, por debajo de los puentes, cruzando pueblos se fué alejando de su hábitat conocido. De pronto, las pequeñas ruedas del monopatín frenaron en seco al enredarse en unos arbustos, sin darle tiempo a reaccionar nuestra protagonista, la rana Silvana, salió despedida de la tabla aterrizando panza arriba en la piscina de un chalet con el agua templada. Con más miedo que otra cosa, salió de la enorme piscina más grande que las charcas conocidas, pero no encontraba un mínimo hueco por dónde huir, ni siquiera un árbol a donde saltar para salir del lugar rodeado por un enorme muro de piedra. No podía hacer otra cosa que regresar al agua y esperar el momento oportuno. Al día siguiente, todo seguía igual o eso parecía. Vió aparecer un niño que se dirigía directamente hacia ella. La había visto desde su ventana y traía una red para cazarla.¡¡ Qué miedo!!- pensaba Silvana mientras le temblaba todo el cuerpo pensando en su próximo futuro. Quizás haría un guiso o una parrillada con sus ancas. Antes de ser atrapada y con un gran esfuerzo saltó a la cabeza del crío y desde ésta, a la parte más alta del muro antes de que aquel niño impertinente le echara el guante, como se suele decir. ¡¡ Milagro, la tabla con ruedas está justo debajo!!- se dijo-. Sin perder tiempo saltó sobre ella, sólo le hacía falta el impulso necesario para emprender el regreso con su familia. Y sucedió, un coche dió marcha atrás chocando con él monopatín. Ese golpe fué suficiente para impulsar la tabla y a Silvana cuesta abajo.

    Por fin regresaba a su charca. De nuevo, atravesando pueblos, puentes, caminos y pozas, parecía que volaba. Según se acercaba escuchaba cómo el croar de todas las ranas pidiendo ayuda para encontrarla. Su color verde destacó con él brillo de la luna para que todas la vieran llegar saltando como siempre de arbusto en arbusto. Pero eso sí, sin el monopatín que tan lejos la había guiado. Allí, semi hundida  en el agua quedó para siempre la tabla con ruedas.

     La aventurera rana Silvana se tomó desde entonces la vida con más calma mientras no llegó a ser adulta. Nunca se volvió a alejar de su hábitat, la lección le sirviera para mucho. Sólo con sus allegados es la forma de vivir con la seguridad necesaria y el amor enorme e incondicional de sus progenitores. La aventura no está reñida con la prudencia. La temeridad trae aparejados peligros insospechados.

 

*Carlos Cubeiro nació en A Coruña, España. Comenzó a escribir poesía en 1983 y ha logrado sendos terceros premios de poesía en gallego, en Sestao (Vizcaya) y A Coruña en 1988. Desde hace algún tiempo, se dedica también a escribir relatos cortos. Colabora con poemas y relatos en la revista digital Masticadores y ha participado con uno de sus poemas en la revista cultural de la Sociedad Artística Ferrolana (SAF). Además, ha contribuido en el espacio "La Ventanita de Manuel y Manuela" en Facebook, recitando tres de sus poemas. Asimismo, suele participar y colaborar en eventos literarios tanto en León como en A Coruña.

viernes, 17 de mayo de 2024

"Eterno retorno y Conjunto universal" ilustraciones de Diony Scandela


Nombre: Eterno retorno y Conjunto universal
Técnica: crayones y rotuladores Pointer, 
lápices de dibujo y laminado básico. 
Medidas: 21x28cm
Año:2024



Nombre: Eterno retorno y Conjunto universal
Técnica: crayones y rotuladores Pointer, 
lápices de dibujo y laminado básico. 
Medidas: 21x28cm
Año:2024



Nombre: Eterno retorno y Conjunto universal
Técnica: crayones y rotuladores Pointer, 
lápices de dibujo y laminado básico. 
Medidas: 21x28cm
Año:2024



Nombre: Eterno retorno y Conjunto universal
Técnica: crayones y rotuladores Pointer, 
lápices de dibujo y laminado básico. 
Medidas: 21x28cm
Año:2024



Nombre: Eterno retorno y Conjunto universal
Técnica: crayones y rotuladores Pointer, 
lápices de dibujo y laminado básico. 
Medidas: 21x28cm
Año:2024



Nombre: Eterno retorno y Conjunto universal
Técnica: crayones y rotuladores Pointer, 
lápices de dibujo y laminado básico. 
Medidas: 21x28cm
Año:2024


*Diony Scandela. Diseñador Gráfico y escritor nacido el 3 de Julio de 1993 en el Edo. Apure. Venezuela. Iniciado formalmente en el mundo de la escritura en 2017, con la publicación de su novela Perros de la Prehistoria. Tiene entre sus influencias las obras de Edgar Allan Poe, Jorge Luis Borges, Horacio Quiroga, Lovecraft. Consumado lector de la Biblia y los cómics. Sus principales géneros van desde el misterio, la fantasía hasta llegar a la novela gótica. También dibujante aficionado en su tiempo libre. Autor de varios libros, entre ellos "Perros de la Prehistoria" y "Gloria in Excelsis Deo".

jueves, 16 de mayo de 2024

Poemas ganadores del Premio Internazionale "Luigi Vanvitelli" en la sección "Sur"

 


El Premio Internazionale "Luigi Vanvitelli" en la sección "Sur", de la poesía de América Latina, ha decidido dedicar el premio a la memoria de Fernando Salazar Torres, poeta mexicano y jurado de este concurso. Era un honor para nosotros tenerlo como parte del jurado.

Ganadores:


1° lugar:

"Txalaparta" de Fermín Vilela (Argentina)


Hace mucho tiempo

mis alpargatas rotas

quedaron bajo el sol 

de la costa, abandonadas 

entre los huevos de tiburón.


De repente,

una voz hace sonar 

la campana de mi sangre

y me pide que me acerque.


Estoy descalzo. No digo nada.


Me acerco, lentamente,

a esas alpargatas sin pies.


Me estoy acercando a ellas

desde que tengo memoria.




2 lugar:

"Los pechos pesan" de Carmen Alicia Pérez Gómez (Colombia)


A las madres de Soacha,
que les arrebataron sus hijos.


Cuando amamantaba, 

               mis pechos pesaban, 

sentían el llamado de tu llanto de hambre.  

Un arroyo de leche bajaba 

             y se empozaba en ellos. 

Años después, siento el mismo llamado, 

              pero no estás en mis brazos 

¿Será que bajo tierra los hijos 

                        arrebatados tienen sed, 

y por eso mis pechos vuelven a pesar? 

¿Será por eso que mis pies, se arraigan 

                            a la tierra como raíces, 

para ser el árbol que quita el hambre 

                        de los que han partido? 

No lo sé, solo sé que hay 

una sed cercana a mí que no se quita, 

porque mis pechos pesan 

y la sangre se empoza en ellos.



3 Lugar:

"Rebelión" de Enrique Ortiz (Argentina)


Algunos pájaros antes del invierno

vuelan hacia un norte más cálido, menos hostil

van serpenteando nubes, esquivando tormentas

siguiendo la ruta del viento.

Antes de atravesar 

las últimas llamaradas del crepúsculo

uno de ellos se desprende del enjambre de alas 

y gira hacia el lado opuesto 

regresando por el mismo camino

enfilando directo 

hacia una cumbre que está al sur.

En ese giro inesperado 

que predice un inexorable futuro 

puedo evocar la historia 

de una rebeldía 

una rebeldía olvidada

ofrecida al dios del miedo.

El pájaro se aleja cada vez más

se hunde en la bruma  

transformado en una punta filosa 

en una punta ígnea que me alcanza y hiere. 



https://www.premiointernazionaleluigivanvitelli.it/

"En la montaña erguida..." poemas de Jaime Boyzo

1.

En la montaña erguida, la cascada danza,
un susurro de agua, un canto que avanza.
Desde lo alto se entrega, en libre caída,
un abrazo líquido que al alma convida.
 
Sus gotas risueñas bailan en el aire,
pintando arcoíris que el sol va a traer.
Entre rocas y musgo, su curso se viste,
una sinfonía acuática que el tiempo asiste.
 
Cae con gracia, como lágrimas del cielo,
canta la cascada en su líquido destello.
Un beso fugaz en la piel de la tierra,
un río que nace, una vida que encierra.
 
En el eco del valle resuena su canto,
la cascada, poesía en cada quebranto.
Y mientras cae en el lecho de la piedra,
es un verso corto que la naturaleza siembra

 
2.

Mas allá, más allá de la colina
danza el dulce anhelo de la esperanza.
Fluyen entre el viento los colores
del arcoíris que miran mis ojos.
 
 
3.
 
La fe alumbra la oscura caverna.
Entonces, mis ojos reconocen el fuego
que crea todas las formas, incluso mi mima forma. 

*Jaime Bernal Boyzo profesor de la universidad de UBC en Kelowna Canadá. Escritor de poemas, cuentos y artículos académicos. Actualmente mi primera novela titulada, El despertar,” se encuentra bajo revisión por la editorial Kinesis. 

viernes, 3 de mayo de 2024

"Resignificación" obras de Cielo Suley González Peña

 

Nombre: Así Siento La Música
Técnica: Ilustración
Medidas: 25 x 35cm
Año: 2021



Nombre: Resignificación
Técnica: Óleo sobre lienzo
Medidas: 70x50cm
Año: 2023


Nombre: Dicotomía, Orden y Caos Habitan los Seres
Técnica: Ilustración
Medidas: 25x35cm
Año: 2021



Nombre: Espíritu Nocturno
Técnica: Óleo sobre lienzo
Medidas: 50x70cm
Año: 2022



Nombre: Atardecer Ambarino
Técnica: Óleo sobre lienzo
Medidas: 60x50cm
Año: 2022


Nombre: Renuncia, para el Despertar de la Conciencia
Técnica: Óleo sobre lienzo
Medidas: 65x52cm
Año: 2022


*Cielo Suley González Peña, nació en Medellín, Colombia, en enero de 1988. Es Trabajadora Social de la Universidad de Antioquia de donde se gradúa con matrícula de honor. Actualmente, colabora en el Centro Cultural La Huerta, una apuesta por la lectura, la música, el cine, la pintura y el arte en general. Hizo parte, de la Corporación Acción Verde, la cual desde sus cimientes trae una propuesta urbano-ecológica que busca resignificar, empoderar y transformar la comunidad. Es pintora y poeta. Desde muy joven incursionó en el dibujo, una pasión que la abstraía por completo, hasta que llega a la pintura en el año 2022 donde tuvo clases con el profesor y artista intermedial Alonso José Zuluaga M., quien es docente de artes plásticas en la UdeA y el ITM; desde entonces, cultiva el arte de pintar como un escape del desacierto que implica el vivir en el afán fútil del día a día, explorando con pinturas conceptuales, las cuales incluyen un escrito donde expone el concepto que aborda en cada una de sus obras. Su inclinación por la escritura de poesía, surge antes de la academia y se desarrolla a la par con su carrera profesional, dando como resultado la creación de más de 50 poemas inéditos, de los cuales ha compartido algunos por redes sociales.

“Dictadura del amor” poemas de Antonio Nazzaro


Foto: Nikai Igaido


quisiera ser un cuidador poético

tener una sonrisa impresa

en los labios como un verso.


responder en rima a cada llamado

llegar con paso de danza

y los ojos amorosos.


pero el tiempo rompe el verso

las respuestas se secan

sobre los labios como una imprecación


La mirada nerviosa

el paso arrastrado

pero siempre llego madre


siempre


(10 de septiembre de 2021)



*****



Enfermedad. decimotercer día. lluvia.


Bajo para ver tu sueño. La lluvia se desliza lenta lenta por los vidrios. No entro, desde la puerta con temor miro si tu pecho se mueve en el gesto de respirar. En la memoria se amontonan los recuerdos, pero con un gesto de la mano los alejo. Necesitas mi presente y sostener el tuyo. Pero tropiezo con aquella forma tuya de tomarme el pelo, sobre mi ida al barbero, aunque sean pocos los cabellos. Solo quiero sonreír a pesar de todo y de todos. Escondo el llanto en el lavabo y desde el tragaluz la lluvia da el compás. Quisiera pedirte disculpas por todo el mal que te hice cuando la furia corría por las venas y manchaba las camisas de sangre, pero sé que no sirve. Cada escalón parece un páramo andino. Estoy aquí, madre, con un beso listo para tu despertar. La salsa de tomate y los espaguetis que tanto te gustan casi están a punto. Un beso tuyo o mío poco importa. Somos nosotros: Zambonina y el desgraciado. Beso ma’.


(16 de septiembre de 2021)



*****



El teléfono es tu voz


El teléfono dice que mi madre está en crisis

respiratoria. Para que no le falte nada, ha tomado

el Covid. El teléfono me pregunta si quiero

que la lleven al hospital. Mi lengua está cortada pero

no la línea. Desde hace días está totalmente 

dependiente por cada cosa de las necesidades 

humanas. El teléfono me mira con severidad y lástima. 

No. Vivir así no tiene sentido hagan lo que puedan. 

Me gustaría venir a verla pido por teléfono que con aire

de emergencia responde que no se puede. Está bien

Gracias. Entre libertad y muerte ondean

mis dedos al cerrar el teléfono. El teléfono es tu

voz. ¿Lograré yo verdugo o libertador a robarte

un beso aún? El teléfono no contesta.


(19 de abril de 2022)



*****



Tiempo enfermo


espero un tiempo

paro no tener tiempo


para no ver ya la muerte

doblando las agujas del reloj


para no sentir nada

un horizonte vacío del vacío


para no tener una meta

viajando entre la cocina y la sala


para no tener palabras

golpeando la cabeza


para no temer

el acercarse del pasar


para dejar de estar al lado

de esta mujer que se muere


para no hablar de recuerdos

teniendo de la mano la memoria


para ya no tomar

tu mano madre


(20 de abril de 2022)



*****



te fuiste de paseo

en aquel paramo andino donde la tierra se confunde

con el cielo


(22 de abril de 2022)





*Antonio Nazzaro (Turín, Italia, 1963). Periodista, poeta, traductor, video artista y mediador cultural. Fundador y coordinador del Centro Cultural Tina Modotti. Es director de diferentes colecciones de poesía italiana y latinoamericana por varias casas editoriales. Ha publicado los poemarios: Amor migrante y el último cigarrillo (RiL Editores, Chile; Arcoiris, Italia, 2018) y Cuerpos humeantes (Uniediciones, Bogotá, 2019). Diario amoroso sin fechas, Fotonovela poética (Edizioni Carpa Koi, Italia, 2022). Un libro de cuentos breves: Olor a (Edizioni Arcoiris (Italia) 2014) y el libro de crónica y poesía: Notas desde Venezuela. 2017, Vivir en las protestas. Sus textos han sido publicados en diferentes idiomas en varias antologías. En el 2022 ha publicado La dittatura dell’amore (Delta 3 Edizioni, Italia). Sus textos han sido publicados en diferentes idiomas en revistas y antologías nacionales e internacionales. En la India ha recibido en el Naji Naaman literary prizes 2019 el premio por la mejor obra social con el libro Appunti dal Venezuela. 2017: vivere nelle proteste. En el 2024 ha recibido el reconocimiento de “Traductor del año” por la casa editorial Colección Sur, Cuba.

Como traductor, estuvo a cargo El enemigo de los Thirties de Juan Arabia (Samuele Editore, Italia, 2017); La noche de Dino Campana (Edicola Ediciones, Chile, 2017); Hotel la noche de Alessandro Moscé (Buenos Aires Poetry, Argentina, 2018); La lingua instancabile. 10 voci contemporanee della poesía italiana (Samuele Editore, Italia/Buenos Aires Poetry, Argentina, 2018); Generación sin nombre, antología de poesía colombiana (Edizioni Arcoiris, Italia, 2018); Tierra y Mito de Umberto Piersanti (Uniediciones, Colombia/Samuele Editore, Italia, 2019); Despojando raíces de Sandro Pecchiari (Uniediciones, Colombia/Samuele Editore, Italia, 2019); Las distracciones del viaje de Annalisa Ciampalini (Uniediciones, Colombia/Samuele Editore, Italia, 2019); En el umbral de Mónica Guerra (Uniediciones, Colombia/Samuele Editore, Italia, 2019); Ecuación de la responsabilidad de Fabiano Alborghetti (Pro Helvetia, Suiza/Ril Editores, Chile, 2019); Más allá del mar de Khédija Gadhoum (Edizioni Arcoiris, Italia, 2019); Joven poesía italiana, antología (en la Collana Gialla de la casa editorial fondazione pordenonelegge.it, Italia, 2019); Fárrago de Marco Amore (Uniediciones, Colombia/Samuele Editore, Italia, 2020); Olimpia di Luigia Sorrentino (Ril Editores, Chile, 2020); Estaciones Remotas de Stefano Simoncelli (Carpa Koi, Italia/Uniediciones, Colombia, 2021); Casa de los huesos de Prisca Agustoni (Pro Helvetia, Suiza/Ril Editores, Chile, 2021). Poemas de la oscuridad de Giuseppe Nibali, (Uniediciones Sello Editorial, Colombia, en coedición con Carpa Koi, Italia, 2022.), Dino Campana Suramericano (Cantos Órficos y otros textos), para Abisinia Editorial, Argentina, 2022). En el 2023 ha traducido: Volver a escribir de Annamaria Ferramosca, Abisinia Editorial, Argentina, Y este año Algoritmo del camino poemario del poeta suizo Fabiano Alborghetti siempre para Abisinia Editorial.