viernes, 15 de enero de 2021

¿Qué es la poesía? poemas de Julia de la Rúa



Lo que siento sobre la poesía y todo lo que hago.


La búsqueda de lo absoluto.

Me siento aventurera del absoluto. Mis manos  son instrumentos manejados por esa búsqueda interior que me lleva a La BELLEZA.

Cuando me expongo con inocencia ante un papel  ya sea escribiendo o pintando me sumerjo  en una  atmósfera que me absorbe.

Esa atmósfera sobrepasa mis expectativas técnicas. La experiencia es fascinante  y me siento elevada   a un sentimiento que no parece de este mundo y que me lleva a la plenitud, a la realización interior: al absoluto

Así van naciendo formas que hablan de esos mundos internos  a los que después accedo para aprender de ellos.

La acuarela es una técnica que me fascina, ya que la conjunción o fusión del agua, el pigmento y aire…tres componentes  naturales… es  lo que trasporta  o canaliza  ese impulso visceral e inmediato de CREAR  ese instante robado a la existencia  y que se convierte en poesía... ya sea en color o en palabras.

La palabra, la poesía, es un privilegio poder manejarla para construir vidas. El lenguaje va más allá de la propia filosofía; una palabra que se va encadenando a otra y van formando un conjunto de videncias que en ese momento se van dibujando sobre un papel impoluto, es una de las mayores catarsis que el ser humano pueda sentir. Un continuo renacer del caos existencial y vital de los personajes que van poseyendo a un ser ignorante  de la gran fuerza e influencias que dejaran ellos mismos,  para la posteridad.

Todas mis experiencias son historias plasmadas o contadas con absoluta libertad y rebeldía… ingenuidad y primitivismo…. Asumiendo mi desnudez y mi entrega al Arte y la Cultura ya que sin esa plenitud que siento….

                                                                                               La vida no vale lo mismo.

                                                                                                      




Siempre he querido volar...

 

Y he volado en los sueños.

Sueños que me han llevado a lugares de inmensa quietud,   pacíficos,  plenos...

Despierta...  he deseado mezclarme con la brisa embrujada...

He recreado la mirada convertida en alas...

en el Infinito Universo.

Me he sometido al espíritu, y él sabio ha dejado en mí,  la belleza de la  Libertad... 

Espíritu convertido en ave grandiosa, avefría,

ave Fénix, ave pequeña, gaviota...

Despierta... he volado por los confines de la vida

Sin razón, sin miedo...

He volado guiada por la Verdad...

He volado asida  de la mano de seres humanos, sin preguntas... Dejándome llevar cual cometa...

Volar...

Esa tarde el sol se ocultaba  

y la belleza  de la incipiente Noche...  

                       Atrapó mi alma

 

Nada me hizo olvidar que no era un pájaro

Lo fui... Planeé por la inmensa naturaleza convertida en águila.

Divisé laderas... ríos... mares...

fuentes de espuma blanca...

y ciudades de inhóspita belleza...

Me acerqué al  Sol...

Descansé  en un árbol...

Dejé mojar mis alas por la nube viajera...

Fui ave solitaria por los Siglos de la Existencia...

                                

Fui Soledad... Soledad... Soledad...

 

 

El sueño junto al mar

 

                             I

 

Te pido una palabra SENTIDA,  y me dices:

                           ¡Hermosura!

¿A qué te refieres?

¿Te has dado cuenta 

que es la tarde de la espuma?

¿O la tarde de la gaviota y del mar sencillo?

¿O tal vez del viento, acompañado del sonido

al romper las olas en la orilla?

Pienso que sabes que   es la tarde de la arena

y de tu sonrisa.

Es...  la tarde del deseo

que nos invade en la nostalgia

Es...el estremecerse ante multitud de alas que nos sobrevuelan.

Es...  lo dejado en el camino, hasta aquí recorrido

Es...  la tarde del eco del pasado que retumba traicionero en mi recuerdo

Es...  la tarde de los sueños futuros 

De la luz del atardecer lejano...

Tú macho...

Yo hembra...

Es nuestra tarde de hambre y sed...

De cuerpos deseosos...

Es...  la tarde de velas en el horizonte

Del azul del cielo incierto...

Es...  la tarde de mi pena, por no sentir

Tu luna pasada, en tardes pletóricas...juveniles                                                            y llenas.

Es...  la tarde de flores,  margaritas- que habitan mi memoria.

Y   SABES...

¡Es mi tarde!

Sosegada... anhelada... llena del aroma

que desprende la paz deseada.

Es la tarde de la ausencia... 

pero la ausencia de miedo...   de voces baldías

de estela dejada por lo anodino...

Es la tarde del AQUI. Del AHORA.

No importan más nombres que dar a las formas

sólo importa que sea la tarde   de Ser algo más

a la vuelta del camino...

camino convertido en versos...   en besos...

Y tal vez... 

En otras tardes.

 

 

 II

 

 

 

Una lagrima junto al mar

No es dolor. Es recuerdo

El viento húmedo y salino

Recorre mis ojos... la piel...  el sentido...

Como si fuera el arco que acaricia

las fuertes cuerdas de un violonchelo

 

Una lagrima junto al mar

No es dolor. Es recuerdo...

Y la espuma blanca envuelta en embrujo

Expande el sonido de ese recuerdo

La noche y el tiempo ya pasados...

               ¡Viviendo!

Y una lagrima...   que recorre el rostro perfumado de sonidos de violonchelo...

Sonido mágico extraído de cuerdas inertes

Al ser acariciadas por manos sublimes...

Que dieron lugar... a mí   RECUERDO

 

 

 III

 

Surcando el cielo solitario

         Vuela la gaviota.

Despacio...  lentamente... no tiene destino.

Sola entre marañas de olas... de espuma...

Del sonido y el brillar de los mares...

Sola ante lo inmenso, pero tranquila... pletórica...

Blanca amapola de alas sencillas

Sutil...  gaviota.

Surca la paz en la noche,

El brillo del sol en el día.

Alas blancas que te forman...  gaviota

Que te dan altitud en el horizonte...

Sola...  solitaria... Vuela... gaviota.

 

 

IV

 

Es duro ver caminar al Universo en la tarde

                     Del tiempo.

Verlo entre mis dedos escurrirse... resbalarse...

Y sentir la sensación inhóspita que surca mis sentidos...

Del oscuro velo destrozando mis ojos, 

Ante tal plenitud de fuerza...

Manos unidas desfilan ante mi atónita mirada...

Y me pregunto:

 

 

¿Por qué no son las mías y son las de otros?

 

Ser manejada por este Universo

Cual pavesa impoluta

Bamboleada y sumergida en la vida incierta...

Debajo del ala ancha, de tu rotunda magia me arropas...

Mas también, despiadado Universo...

Me arrojas al mar del olvido.

Universo trastornado e iracundo...

Sigues viviendo ante seres creados por ti mismo...

Y tienes esa mezcla de Tanto...

Bueno y malo

Que no sé si sentir esperanza

O dejarme morir de hastío…

 

V


No quiero más cuentos...

Dijo León Felipe.

 

Yo si los quiero...

Cuéntame uno...  sencillo, pequeño.

Que suene a silencios,

Y tenga música y anhelos...

Que desprenda paz

Y si es preciso...  miedo.

QUE VUELEN MIL PAJAROS

En busca de tus sueños...

Para que tú mi amigo...

¡Me cuentes un cuento!

                        

 

VI

 

Día esperado...  junto al mar inesperado.

Mar de siempre, de siempre en sus olas.

Cerca... la orilla

Y cerca de ella   el alma en vela.

Lejos...  el cielo   y en él... alas al vuelo.

Seres andantes desfilan desnudos.

Seres sublimes que ya olvidaron sus cuerpos.

¿Por qué si no los muestran desnudos,

flacos, llenos de grasa, deformes...

¿Y algunos tan bellos?

Piedras...  arena...

Acogen los pies, del alma en vela.

Y esa alma con pluma y palabra,

Quisiera ser cuerpo desnudo

 

Envuelto en recuerdo... en espuma brava

          De ola sincera.                 

 

VII

 

Cuerpos desnudos sumergidos en el mar sin fondo.

Cuerpos:   esbeltos, sencillos, planos, gordos, morenos, flácidos, sinceros, hastiados, superfluos...

Mujeres, niños, hombres...amarillos y negros.

Y esas mujeres y hombres ya ancianos...

Todos desnudos...con sus penes y pechos

Grandes y pequeños... redondos y secos.

Gaviotas, veleros,

Olas, espuma

Sal y...  Arena.

Todo ante mí y mis nostalgias

De un nuevo comienzo.

 

 

                  

VIII

 

Entre dos barracas y el Mar...

Un piano y unas manos que le acarician...

Una melodía...  

CHOPIN.

Seres dispersos en humanidad escuchan...

Y entre ellos, un sentimiento en espera...

Sed, de alma.

Sed, de magia.

Sed, de noche en compañía.

Sed, de genio y talento.

Sed, de sonido y anhelos.

Sed, de sí mismo...

Dos barracas envueltas en misterio.

Noche envuelta de sonidos.

Un piano...

Una melodía...

CHOPIN

SUEÑO



*Julia De la Rúa, Valencia- España. Es una escritora, poeta y acuarelista salmantina, que vive desde hace años en Valencia. Compagina su labor y su compromiso como artista con la gestión empresarial, cultural, editorial y solidaria.

“El cantar del gallo” poema de Jhon Francis Peña Arévalo

I

El sol creé que los gallos cantan para él, 

y los gallos están convencidos 

de que el sol gira alrededor de ellos.


II

Los gallos se sientes reyes del corral 

porque imaginan que sus enormes crestas 

son coronas de oro.


III

Al único que obedecen es al tiempo 

que pasa como una canción 

entre sus largos picos de tijera.


IV

El gallo no es gallo 

si no canta, 

pero hay gallos que cantan 

para adentro.


V

Corren en los tejados 

como veletas danzarinas 

y alzan algún canto de barítono spinto, 

esperan conquistar el amor 

a puro canto y a puro pico.


VI

Cada hombre se despierta 

con un gallo diferente, 

no todos los gallos cantan 

para un mismo hombre.


VII

¿Qué es el gallo?

El tiempo hecho animal. 


VIII

El gallo alquimista: 

el que pisó a la gallina 

de los huevos de oro.



IX

El gallo les respondió a los pájaros 

y el tiempo quedó confundido. 

Nadie sabe cómo fue la primera hora.


X

Cuando el gallo canta 

quiere que los pavos 

respondan en coro.


XI

El gallo cantará 

hasta que el hombre despierte.


*Jhon Francis Peña Arévalo. Chulucanas - Piura, 29 de julio. Perú – 1984. Psicólogo de profesión y especialista en Psicopatología en Investigación Científica Experimental en Neuroelectrobioquímica. En la literatura he publicado los poemarios “Dos Lunas” (Editorial O, Argentina), “Psicoanálisis de un poema” (Editorial O, Argentina). Muchos de mis trabajos literarios han sido incluidos en diversas antologías y en revistas literarias. El poemario “Dos Lunas” ha sido traducido al turco y al latín (forma parte de la “Colección de Poesía en Lengua Muerta”), editado por Pamukkale, editores – Turquía, 2013. Y por último “Hablando con la soledad” (libros de cuentos editado por J&M, 2011, Bolivia). 

jueves, 14 de enero de 2021

"Cuentan por ahí que existe..." minicuento de Fernando Juárez Salazar


Cuentan por ahí que existe un diminuto planeta azul cuya superficie está habitada principalmente por una variedad de simios enormes. Que les encanta jugar, y como el resto de los simios, juegan sobre todo a imitar. Tanto adoran imitar estos majestuosos simios, que no sólo se imitan entre sí, sino que llevan tanto tiempo jugando a eso que ya nadie sabe quién empezó el juego ni qué es lo que están imitando. También se dice que en un principio vivían en cuevas, pero cuando no les alcanzaron construyeron otras artificiales, tapizando de piedra todo lugar por donde caminaban. Que después construyeron otras mucho más estrechas con el fin de deslizarse más rápido. Que no son buenos trepando árboles. Que acostumbran envolver su cuerpo con telas para olvidarse mejor de la necesidad de reproducirse (o para fingir que la han olvidado). Que son de mal carácter y a menudo se golpean y asesinan entre sí. Que sus dioses también tienen forma de simios. Que todo lo que tocan lo vuelven simio, como le ocurre a los canes y felinos que viven con ellos, así como a las líneas que gustan trazar sobre restos de árboles, piedras y animales. Que de vez en cuando les gusta mirarse al espejo y decirse cosas hermosas. Que están tan enamorados de sí mismos, que les importa muy poco saber que viven en un diminuto planeta azul perdido en la inmensidad del espacio, del cual sólo habitan la delgada superficie que lo cubre, esa misma que con soberbia gustan llamar “mundo".


*Fernando Juárez Salazar. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Guadalajara. Cursó, en el área de Estética, la maestría en Filosofía de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Sus áreas de interés son la Estética, el Psicoanálisis, el Marxismo y la Historia de la Filosofía.

"Versos libres" poemas de Aline Bischoff


La palabra 


Una palabra. 

Una sola palabra. 

La más poderosa de todas, 

Que el mundo puede cambiar. 

Una sola palabra, 

Que armada con su significado total 

Uniera padre, hijo y hermano. 

Uniera a todos, en un solo corazón. 

Una palabra mágica 

Que una vez pronunciada, 

Todo mal derrocaría 

Y convertido en bueno. 

¡Fantástica! 

Una palabra bendita, 

Infinita ... 

Una palabra segura 

Que explica todo, 

Que todo resuelve, 

Nada complica. 

La palabra perfecta. 

La palabra ideal. 

La palabra que, como otra, 

No hay otra igual. 

Una palabra con tanta fuerza 

Que nadie la conoce bien, 

Porque si eso se hiciera, 

No habría dolor. 

Una palabra. 

Solo una palabra. 

Amor. 



Escribo Poesía 


Si la noche es fría 

Caliento mi corazón: 

- ¡Escribo poesía! 

 

Si hay tristeza en demasía 

Asusto la soledad: 

- ¡Escribo poesía!


Si encuentro la mayor alegría 

Con tanta emoción: 

- ¡Escribo poesía! 


Cambia la noche y rompe el día 

Uso mi imaginación: 

- ¡Escribo poesía! 



Versos libres


Libero mis versos,

Cómo si abriera una jaula

Y mirase algo que estaba afligido adentro

Era mi propio corazón.


Que vuelen alto y se separen

En una refrescante brisa

Y que sus alas toquen el infinito,

Teniendo como casa

Solamente la inmensidad...





Nombre de la Obra: Pájaro libre

Técnica: Observación, relleno a grafito y coloración

digital.

Medidas: 10,5*10,48 cm

Año de creación: 2020



* Aline Bischoff es de São Paulo, Brasil y trabaja en varios segmentos artísticos, como: música, literatura, ilustración y teatro.