jueves, 22 de julio de 2021

"Los números irracionales" poemas de Carmen Álvarez Cucho


Amor


El amor es un verbo

el verbo más libre de todos los verbos

la ternura de una danza en ebullición

la sonrisa traviesa de un atardecer

el éxtasis de un juego infinito

el alimento de la pacífica muerte

el movimiento de tus manos

al tocar la noche

y conducir por la carretera

en un ritmo silencioso.


El suspiro de una mañana consciente

el latido del pájaro de fuego

la bondad de un árbol sin raíces

la calma del océano en su espuma

la alegría de las niñas del arcoíris 

el placer al sentir la brisa de las flores

arder en lo sagrado, en tu erótico talismán.


Tal vez, estoy imaginando demasiado

tal vez, estoy soñando con el animal atrapado

en su lenguaje profundamente etéreo

y su dolor sublimemente humano. 

Solo he conseguido vislumbrar eclipses

y escuchar la lentitud de tus pequeños pasos

en las nubes del vino.

El amor es quien es

mientras abrazamos

la desnudez espiritual del dolor.

                                                               


Alquimia


Vuela tan alto como los brazos de la lluvia

como el majestuoso velo cósmico 

como la maravillosa alma de la estrella

como la tranquilidad efímera de los colores.

Sueña en el interior del templo invisible, 

aquel que pintaste con tus lágrimas de seda

y sellaste con tus cantos de esperanza.


No puedes seguir aferrándote a esas voces ajenas

que solo hacen ruido y te cortan las alas 

mientras te ocultan miserablemente

en la oscuridad del crepúsculo. 

No puedes volar ni cantar

porque huyes de ti

y te abandonas cobardemente.    

                                  De repente, tu cuerpo se rompe 

                                                En un grito desgarrador. 

Pide que lo escuches y lo comprendas

pide que lo ames y lo aprecies

porque ese es el llanto y la ira

para liberarte de la eternidad y la mortal ilusión.


Nunca estabas sola

nunca fuiste olvidada.

Todo lo importante siempre estuvo aquí

como esa melodía que brota desde tus entrañas

para florecer en el mar (y no la trampa)

que necesitas ser.



Los números irracionales


Me conmueve y me aterra

la muchedumbre a punto de matarse

la vela a punto de consumirse

la nieve a punto de derretirse

el tiempo a punto de congelarse

el ruido a punto de enmudecerse

la historia a punto de olvidarse

el gato a punto de hipnotizarse

y el ambiente a punto de seducirme

con aquella voz melancólica y calmada

que me mantiene viva y lúcida; ligera y miserable.


En los labios delgados de los números pasionales

escucho la palabra “perdón”

y siento la sabiduría de la gravedad

acogerme en su pecho memorable

y en su vientre de unicornios inmortales.


Envejezco para compartir mi euforia

y la sonrisa oculta de mi angustia,

aquella incertidumbre que aparece

como el polvo en cada casa reprimida

o en cada bocanada del espíritu solitario

perdido en la belleza del laberinto.

Tú y yo somos una partitura trascendente

una verdad liberadora

o la escalera de un dios que tiene fe

y se despliega en las infinitas dimensiones

de nuestro íntimo misterio.


*Carmen Álvarez Cucho (Lima, Perú, 1998) Egresada de la carrera de Literatura por la Universidad Nacional Federico Villarreal (UNFV). Actualmente, conforma la comisión de investigación de la Red Literaria Peruana (RedLit). Ha publicado cuentos de ciencia ficción en la antología «Y se hizo el caos». Ha recibido mención honrosa en el Tercer Concurso de Cuentos de Amor Universitario « Amor en las aulas, patios y más» organizado por la editorial universitaria de la UNFV. Ha colaborado con la revista Entropía en poesía y ha publicado poemas en la revista Plástico y Coyolxauhqui.

"Discurso de Primavera" pinturas de Cesar Ramirez


Nombre: Discurso de Primavera 1
Técnica: Óleo sobre tela
Medidas: 25*25cm
Año: 2021



Nombre: Discurso de Primavera 2
Técnica: Óleo sobre tela
Medidas: 25*25cm
Año: 2021



Nombre: Billie Eillis

Técnica: Óleo sobre tela

Medidas: 45*60 cm

Año: 2021




Nombre: Narciso

Técnica: Óleo sobre tela

Medidas: 70cm diámetro

Año: 2021




Nombre: Popurrí

Técnica: Óleo sobre tela

Medidas: 40*30cm

Año: 2021




Nombre: Princess Bubblegum
Técnica: Óleo sobre tela
Medidas: 22*25cm
Año: 2021


*Cesar Ramirez, nacido en 1981. Egresado de el CUAAD Lic. Diseño para la Comunicación Gráfica, se desempeña como artista visual radicado en el estado de Jalisco, desde muy temprana edad tuvo contacto con pintores del TIV (Taller de Investigación Visual) debido a la amistad y cercanía que guardaba su padre con estos artistas, Javier Campos Cabello, Salvador Rodriguez, Martha Pacheco, que influyeron en su dedicación a la pintura y de los cuales aprendió bastante. Ganó el 1er Lugar en la II Bienal J Atanasio Monroy (Categoría Noveles Creadores 2014) Obtuvo una mención honorífica en “Tercera Muestra Iberoamericana de Arte Miniatura” Monterrey (2016) Ha sido seleccionado en certámenes de relevancia nacional como: XVII Bienal Rufino Tamayo (2016) XIII Bienal de Pintura Joaquín Clausell (2019) 6to Salon Guanajuato Arte Contemporáneo (2020) Ha sido seleccionado en varias ocasiones en el Salón de Octubre, Participó en la exposición internacional COVID CREATIVE CONVENTION 2020, su obra ha sido expuesta en Roma Italia y París Francia y su obra forma parte de colecciones privadas en California Estados Unidos.

miércoles, 21 de julio de 2021

"Amores contracorriente" poemas de Washington Daniel Gorosito Pérez



Peregrinación    
                          
El silencio de los versos
semillas de un solo fruto.    
Letras emancipadas
andrajos de luna
una fisura en el cielo.        
El sol en carne viva
lluvia muera que lo lava.
Nubes blanco cenicientas
viajan con celeridad.
Las ruidosas gaviotas peregrinan
rumbo al horizonte espumoso
guiadas por el estallido atronador   
de las grandes olas rompientes.  


Amores contracorriente

Las olas se aplacaron
no romperán ruidosamente
en la base del viejo muelle de ciprés
cubierto de moho e historias marineras.  
La bruma salobre
es cortada por el haz de luz
del viejo faro nostálgico
que entre sus rocas
supo dar cobijo
a amores de puerto. 
Esas pasiones breves
que siempre naufragan.
Historias perdidas
en las tinieblas insaciables del olvido,
que cubre oxidadas boyas de pesca
y mástiles quebrados
que ya no desafiarán  
vientos duros, hostiles
y amores frágiles de puerto
en su peregrinar
contracorriente.


Muerte poemar

Palabras mal paridas
no hacen versos.
El agua inquieta
sumerge las letras.
Algunas flotas rebeldes,
se pegan en cascos de navíos polícromos
con huesos oxidados.
Oleadas de metáforas desnudas
aceleran el pulso del agua.
Espuma de clara nieve
deja la marejada.
Desde lo alto
el chillido de los albatros
que es de buena suerte
la anuncia…
A la poesía hay que esperarla
el viento la esparce en la orilla.
La leíste y murió
ahogada entre la espuma salada.


*Washington Daniel Gorosito Pérez. Nace en Montevideo, Uruguay el 24 de junio de 1961. Radica en Guanajuato, México desde 1991. En el año l999 obtiene la ciudadanía mexicana por naturalización. Estudios en Periodismo aplicado a los Medios de Comunicación Social, Licenciado en Sociología. Postgrado en Enseñanza Universitaria. Diplomado en Desarrollo Humano Integral. Master en Ciencias con Especialidad en Sociología. Actualmente es Candidato a Doctor en Ciencias con Especialidad en Pedagogía. Catedrático Universitario, Periodista, Conferencista, Poeta, Ensayista e Investigador. Ha obtenido premios de periodismo, ensayo, cuento y poesía en México, Uruguay, Brasil, Argentina, Chile, Venezuela, Estados Unidos, Alemania y Francia. Ha integrado 31 antologías literarias en Uruguay, México, Argentina, Chile, Italia, España y Estados Unidos. Miembro de la Unión Católica Internacional de la Prensa (UCIP), Poetas del Mundo y Red Mundial de Escritores en Español (REMES).  Miembro de la Academia de Poesía de la Ciudad de México. Ha publicado en Brasil, Ecuador, Perú, Suiza, Italia, México, Argentina, Uruguay, Colombia, Estados Unidos, Chile, Cuba, España, Rusia, Israel, Holanda, Suecia y Paraguay. Integra 30 antologías internacionales y 6 nacionales (Poesía, haikus, poemínimos y microcuentos). 

lunes, 19 de julio de 2021

"Resiliencias" pinturas de Katia Benko

Nombre: Transformación 

Técnica: Óleo 

Medidas: 90*70cm 

Año: 2020 




Nombre: Miradas

Técnica: Óleo

Medidas: 90*70cm

Año: 2020



Nombre: Abundancia

Técnica: Óleo

Medidas: 90*70cm

Año: 2020


Nombre: Despertar 

Técnica: Óleo  

Medidas: 90*70cm 

Año: 2020 


Nombre: Géminis

Técnica: Óleo

Medidas: 90*70cm

Año: 2020




Nombre: Encuentro 

Técnica: Óleo

Medidas: 60*75cm

Año: 2020




*Katia Benko. Neuquén, Patagonia,  Argentina. Inició con el arte a sus 8 años de edad junto a su hermana Ivana. Estudió la carrera de Medicina en la Universidad Nacional de Buenos Aires. Recibida de médica Pediatra a los 28 años, continuó con mis perfeccionamientos en pintura al óleo hasta la actualidad. La dedicación al arte surgió en su niñez; despertó en ella la mejor herramienta de expresión, comunicación y conexión con el mundo que la rodea. Cada colección de arte contempla momentos bisagra o especiales en  su vida.

“La desaparición” relato de Luis Miguel López Ramos


De súbito despertó; su respiración era acelerada y el frío hacía temblar su cuerpo de forma incontrolable; el peso sobre él era mucho, por lo que no podía moverse; leves aleteos daban sus brazos y las piernas estaban dormidas por entero; no podía controlarse, el miedo lo alarmó en seguida; trató de sacudirse, pero fue en vano, pues no tenía la fuerza suficiente para levantar lo que lo oprimía.

Buscó respirar con algo más de calma, pero no funcionó y en seguida notó que su vista no podía enfocar bien; lo borroso de un sueño profundo le impedía ver con claridad las siluetas que se formaban poco a poco frente a sí; quiso entender lo que sucedía, pero solo podía sentir un agudo dolor en su pecho, con que, al detallarlo en sus adentros, se dispararon los recuerdos y el último de ellos era ver la maldita sonrisa de aquel desgraciado que disparaba a quemarropa en su pecho; en seguida recobró algo de fuerza, quizá por la adrenalina que le provocó el destello de aquel recuerdo; trató de mover lo que no veía, pero por la textura, en sus manos parecía piel o extremidades; en verdad, no entendía nada de lo que sucedía.

Sus piernas apenas podían dar débiles impulsos, pero el dolor, ese fino dolor no permitía que hiciera gran cosa; pronto empezó a notar que había estado respirando un olor nauseabundo, pútrido más bien y que, de inmediato, le provocó náuseas; el corazón acelerado le sugería que se moviera, que tratara de escapar, pero no contaba con la fuerza necesaria, así que respiró hondo en un intento de buscar calma en sus adentros, pero el soplo de aire maloliente solo le generó lo inevitable y vomitó sobre sí, casi al punto de ahogarse con sus fluidos; por suerte giró un tanto el rostro lo que permitió que no se cortara su respiración; el peso sobre sí era abrumador; eso lo notaba con claridad.

Esto solo llevó a que los nervios lo pusieran en un brusco estado de alerta; empezó a gritar tanto como le era posible, pero lo que estaba sobre el llevaba a que todo sonido se ahogara con prontitud; se percató en seguida de ello, ya que algo tapaba su boca, aunque no directamente, sino a un par de centímetros; sin embargo, sus manos podían moverse, pero su conciencia empezaba a salir del letargo en el que se hallaba y sus ojos pronto notaron formas en las que no podía o, más bien, no quería creer; poco a poco sus pupilas empezaron a enfocar más y con miedo trató de no ver lo que creía que estaba ahí.

No era mucho lo que podía hacer, sino respirar y esforzarse por ver; notó que podía mover los brazos en ciertas direcciones, hallaba leves huecos en lo que lo oprimía, como si se tratase de aberturas hechas en partes discontinuas y sus piernas daban tumbos un poco más fuertes cada vez; sin embargo, el frío se tornaba más intenso y empezaba a entumecerse su torso, cuando al fin sus ojos se acostumbraron y lograron recuperar la totalidad de su visión; el miedo y la fatiga llevaron a que sucediera lo que ocurre cuando la adrenalina se apodera de uno y permite que uno fuese capaz de proezas dignas de la fuerza de un héroe.

De súbito empujó con repulsión y miedo lo que estaba encima y pudo, al fin, ver algo de luz; esa era la luz de la mediana tarde, que estaba a punto de caer en el ocaso; su respiración se tranquilizó al tener algo de aire un poco más fresco, que llenaba sus pulmones y expulsaba aquel sórdido olor a muerte; vio que podía agarrarse de aquello que prefería no ver ni sentir, puesto que presentía lo que había pasado, ya que sus recuerdos llegaban poco a poco y le invadían su mente.

En un intento de escapar de aquella prisión de textura carnosa, logró alzar su torso por encima de lo que le oprimía, que se hallaba en gran parte oprimido, y con pesadez y dolor sus piernas al fin salieron también sobre aquello. Una vez logró incorporarse, la desesperanza se apoderó de él y un miedo intenso, que nunca antes había sentido, llevó a que temblara, pero no de frío, además de que sus ojos se llenaron de lágrimas de tristeza, rabia, repulsión y desprecio; casi no podía albergar tantas emociones; el hombre no puede sentir una desesperanza a tal grado que ni siquiera conservara la cordura, por lo cual su conciencia se esfumó por un instante, lo que llevó a que se desplomara y quedara inconsciente durante un buen tiempo.

Al abrir de nuevo los ojos, el frío había hecho estragos, no podía moverse y sentía que el dolor en su pecho estaba a punto de llevarlo a otro desmayo, pero, quizá movido por fuerzas desconocidas, su conciencia no se perdió y conservó su cordura, para dejar que sus ojos vislumbraran aquello que lo había llevado a la situación en que se encontraba; sin parpadear, y con una sensación de resequedad en su ser, vio cómo sus vecinos, familiares, amigos, esposa e hijos, yacían, desperdigados en la extensión del pozo que quedaba cerca a su pueblo.

Reconoció en seguida dónde se hallaba, ya que había crecido y vivido en el lugar toda su vida y había visto cómo aquellas personas que yacían sin vida lo habían acompañado durante toda ella; sin expresión alguna y con el dolor a punto de llevar a que le estallara el corazón, vio el rostro de su esposa e hijos, que permanecían ahí, inmóviles, frágiles, desnudos y pálidos, pues la sangre había escapado de sus cuerpos, notó como ahí se encontraban hasta aquellas personas que en algún momento le habían causado daño y que ahora ya no podían hacerlo; casi por inercia se repuso y, sentado sobre otro cuerpo, vio todo y recordó todo.

El disparo del pillo no lo había matado, no entendía por qué, si solo había sido a un metro de distancia; quizá alguna fuerza divina, pero macabra por igual había intercedido, pero el recuerdo estaba vivo y aún sentía el dolor del impacto del proyectil; veía, con los ojos de su memoria, cómo en la mañana del mismo día habían llegado, en camionetas particulares, unos uniformados, que no parecían ser parte de la fuerza pública, al menos la legal; recordó cómo habían entrado a las casas de sus vecinos y podía aun escuchar los disparos y los gritos de la gente; recordó que había visto a su mujer desnuda, tras ser violada por uno de ellos, y cómo sus niños caían al piso, cuando les cortaron la garganta.

Recordó, aunque no muy claro, cómo en los brazales de aquellos militares destacaba el logo del grupo y cómo ese mismo día habían acabado con su pueblo, habían borrado su historia, lo habían desaparecido todo, y unas cuantas palabras, de quien parecía ser su comandante, que decían que este pueblo nunca había existido y que ahora era una base militar de las autodefensas unidas de Colombia.

 

*Luis Miguel López Ramos, docente en el área de filosofía y letras, egresado de la universidad de Nariño, su lugar de origen se llama Túquerres en el departamento de Nariño Colombia, a lo largo de su vida se ha dedicado a escribir narrativa ya que es algo que apasiona.

jueves, 15 de julio de 2021

"Reflexión al anochecer" pinturas de Emily Shih

Nombre: Companion

Técnica: Acrílico sobre papel

Medidas: 72.5*91cm

Año: 2019




Nombre: Reflection at Dusk

Técnica: Acrílico sobre papel

Medidas: 72.5*91cm

Año: 2019



Nombre Awakening

Técnica: Acrílico sobre papel

Medidas: 50*60.5cm

Año: 2020




Nombre: Fishermen

Técnica: Acrílico sobre papel

Medidas: 72.5*91cm

Año: 2020




Nombre: River of Dreams

Técnica: Acrílico sobre papel

Medidas: 72.5*91cm

Año: 2020




Nombre: Sunset Reflection

Técnica: Acrílico sobre papel

Medidas: 24*32cm

Año: 2021





*Emily Shih. Artista de Taiwán. Trabaja en acrílico y acuarela, sus pinturas están inspiradas en la belleza de la naturaleza, al utilizar los colores brillantes y saturados organiza las formas irregulares y varios bloques cromáticos de color alternativamente y simplifico los detalles del paisaje. Le gustaría mostrar la extensión espacial, el ritmo y el impresionismo con los colores y además espera construir nuevas imágenes y resonancia visual. La mayoría de sus obras representan paisajes naturales, como puestas de sol, montañas y ríos, reflejos del agua, lugares por los que ha viajado y lugares a los que quiere ir; Además, le gustan los temas positivos, optimistas y alegres. Quiere que la gente mire su obra de arte y sienta lo mismo que ella, felicidad, alegría y siempre creer en algo bueno. Cree que las obras de arte pueden hacer que la gente palpite en la mente, por lo tanto, quiere usar su trabajo para sanar el corazón de la gente. En su trabajo, mostrando la armonía suave y pacífica, y si la temperatura del pincel puede consolar a la soledad en lo más profundo del corazón, le gustaría usar el arte para colorear el mundo.