lunes, 7 de septiembre de 2020

"Sobre la muerte" Poema de Jhon Jherson Bustamante Lozano


I

Ha llegado la muerte
un domingo a las cuatro de la tarde.
En forma de viento ha llegado
¡ay pobre hombre humano!
Echada está su suerte.

Ha llegado la muerte
no viste de negro, hoy viste de blanco
soplando fuerte
en forma de viento ha llegado.

Ha llegado la muerte
tocando su violín de fémur
el suelo ha tocado

Ha llegado la muerte,
no ha venido por uno, ni por dos
ni por cien, ni por mil
ha venido por el humano hombre
solamente.

Ha llegado la muerte
y ha encontrado indefenso al humano hombre,
muerto de hambre, sucio, sin agua,
sin alma.

Ha llegado la muerte
y ha encontrado al humano hombre
                                   hombre humano

Encerrado, nostálgico,
sin tierra, sin sol, sin un hermano,
sin luna, sin cielo
sin padre, sin madre.

Ha llegado la muerte,
se ha puesto triste,
impotente llora,
sufre porque lleva el humano hombre:

                                                                             queriendo amar, pero impedido
                                                                             queriendo abrazar, pero prohibido
                                                                             queriendo besar, pero vedado
                                                                             queriendo despedirse, pero castigado
                                                                             queriendo comer, pero sin bocado


La muerte se ha puesto triste
impotente, llora
no es una humana muerte
            del humano hombre

                                                  Ha llegado la muerte
                                                  está ahí, desconsolada, sola
                                                  en medio de vacías calles
                                                  sufriendo, sufriendo
                                                  lo mismo que el humano hombre.

                                                                                                No es una humana muerte

II
Hastiado,
debajo de un colosal cielo azul,
sin poder alzar la mirada y contemplarlo.
Encerrado,
extrañando los olores de tu pueblo, de tu casa
del girasol, del clavel, de tu patio
de la margarita, del geranio.
Envuelto en el tétrico silencio del día te preguntas:
¿qué hay después de la muerte?

No hay sino la inmensa levedad de la vida que buscabas,
la unidad con la Pachamama por la que luchaste,
el génesis de una quietud suspirada, anhelada;
el fin de tu angustia que tanto soñabas.

Serás vida, vida darás.
Alimentarás a un nuevo ser
quise decir, ese nuevo serás tú:
una rosada rosa, un banano
un tulipán, un palto
es más, serás un jardín, o tal vez cien, tres mil.
Cubrirás de frutos al mundo,
de flores, dejarás que los niños jueguen contigo.
Te amarán, te cuidarán.

¡Serás perfume!

O talvez te conviertas en un árbol,
grueso, frondoso, lozano.
Con tus retoños alimentarás.
Serás sombra.
           Sombra para el humano hombre que acudirá presuroso azotado por el sol.
Ese hombre que se raja el lomo labrando la tierra
Serás hogar.
           Hogar de aves que te despertarán al unísono de su cantar.
Disfrutarás cuando la lluvia
recorra tus pétalos,
tu tallo, tus hojas, tus raíces…
Amarás las caricias del viento.
Verás morir el día, verás nacer el día con el alba.
Serás…

               vida serás nuevamente
               porque no has muerto
               has comenzado a vivir
                                eternamente.


*Poema ganador del primer puesto en el tercer concurso de poesía Americana, Medellín, Colombia.

*Jhon Jherson Bustamante Lozano. Nacido en 1997 en la Ciudad Celendín – Cajamarca, Perú. Estudiante de Derecho y Ciencia Política de la Universidad Nacional Toribio Rodríguez de Mendoza de Amazonas – Perú. Actualmente miembro ordinario de la “Revista Heradud”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario