martes, 27 de octubre de 2020

"Al borde del otoño abierto" Cuento de Cláudio César Jr.



    Eis que estou vivendo a primeira penumbra realmente notável em minha vida. Neste mês de Abril as algea se certificaram de que meu sofrimento seria degustado com maior atenção e servido com peixes e frutos do mar. Esta noite, assim como as outras deste mês, estou só. Na verdade não estou sozinho, há outros sete que estão sozinhos comigo também. No início o isolamento nem foi o mais preocupante, na verdade eu nem pensava nisso, o pior foi não poder beber nem uma gota de álcool. Mentira. O pior foi não poder ter comigo um maço de Derby. Já se passaram quarenta dias que estou aqui, vai dizer que é tempo demais pra ficar isolado? Eu te digo que é tempo demais pra poder pensar. É sério, mas tempo algum é tempo demais pra me pegar pensando em você. A noite, de manhã, no calor do meio dia, não importa. Penso em você todos os dias. Aproveito para escrever, o lugar onde eu estou, se você esquecer todo o resto, é lindo. Reparei que a lua está sempre calma e as estrelas formam um espetáculo só, melhor do que estas lâmpadas amareladas orbitadas por mosquitos do tamanho de um morcego. Nos primeiros dias não tinha nada, a noite era terrível, eu me sentia horrível mas sempre havia alguém bem pior, ninguém se sentindo tão mal quanto o outro ao lado.

    É engraçado, sabia? Quando todo mundo passa o dia trabalhando, comprindo metas, ascentando mais um tijolo, dirigindo mais alguns quilômetros, atendendendo alguns pacientes, e logo depois vão ao bar e no meio dessas conversas (que acontecem no bar) alguém imagina como é estar preso. Vários anos atrás das grades, ou algum tempo isolado em uma ilha “como deve ser insuportável, dizem”. Devo dizer a todas essas pessoas que é suportável. Eu mesmo imaginava essas situações nos bares e me arrepiava com a ideia de estar isolado. Bem, eu estou aqui. Vivendo um dia após o outro e suportando todos os momentos de desespero como se fosse o último. Coloque muito sofrimento psicológico nesse desespero que eu disse. Mas eu sempre digo a mim mesmo que eu vim parar aqui não foi para largar a bebida ou o cigarro, estou aqui para parar de sofrer. A dor de estar sozinho, isolado e preso, eu não posso evitar. É compulsório. Mas o sofrimento é opcional.

    O corpo humano se adapta muito fácil. Ele se acostuma rápido a nova rotina, logo na primeira semana eu já estava acostumado com os horários, o trabalho, o descanso, a todas as necessidades daqui. Já o espírito, bem, eu não estaria escrevendo isso tudo se meu estado de espírito estivesse adaptado tão fácil. Mas escrever me ajuda, vomitar tudo sabe? Como dizia Caio Fernando Abreu, você pode peneirar a gosma mas primeiro tem que vomitar tudo! É assim mesmo.

    Posso dizer que com os companheiros me dou bem. No início todos parecem estranhos intrusos, sempre estava com preconceitos e dizia não ser igual a ninguém ali. Creio que me dou bastante bem com todos os sete que estão aqui. O difícil mesmo é quando o desespero de um contagia o outro e quando percebemos estamos todos desesperados. Acontece também, naturalmente, quando alguém imune a esta epidemia produza anticorpos e a resistência vem forte através das palavras, o que leva a um desentendimento muito desagradável mas que sempre termina bem pois percebemos o quão gratos somos por ter um ao outro ali. A presença é obrigatória, claro. Tem dias em que um não quer nem ver a cara do outro. Nesses dias é que sinto de verdade a solidão total, é um saco todo esse silêncio.

    Já não tenho notícias do lado de fora já fazem quase um mês. Não devo perguntar o que houve pois estas cartas que escrevo nunca serão enviadas (é sobrevivência mesmo). Também não vou perguntar o que não houve, óbvio. Estão dizendo que daqui um mês tudo voltará ao “normal” e que poderia sair livremente por aí. Não acredito, na verdade já nem espero tanto. Você não imagina o quanto eu sinto a sua falta, toda essa minha capacidade de aguentar firme, me adaptar, em um terreno bem árido para se adaptar, com toda a certeza é algo que meu espírito e muito menos o meu corpo de homo sapiens vão se acostumar. Eu me pergunto todos os dias se vou. Não que me desperte medo, sempre foi muito duro e eu me contentava em observar apenas seus olhos. Era tão surpreendentemente maravilhoso. Mas acho que não adiantou nada, eu nunca pensei que seria assim tão deprimente um anjo sem guarda. Já é hora de desprender de sua áurea, é hora de acabar com esse mogno envernizado, essa carne lisa, desse Mítia, trago infinito, esse excesso de amor. 

**

    He aquí, estoy experimentando la primera tristeza realmente notable en mi vida. Este abril, la algea se aseguró de que mi sufrimiento fuera saboreado con más cuidado y servido con pescado y marisco. Esta noche, como las demás de este mes, estoy solo. En realidad, no estoy solo, hay otros siete que están a solas conmigo también. Al principio el aislamiento no era ni siquiera lo más preocupante, de hecho ni siquiera lo pensaba, lo peor era no poder beber ni una gota de alcohol. Mentira. Lo peor fue no poder llevarme un paquete de Derby. Han pasado cuarenta días desde que estoy aquí, ¿dirás que es demasiado tiempo para estar aislado? Te digo que es demasiado tiempo para poder pensar. En serio, pero no es demasiado tiempo para sorprenderme pensando en ti. Por la noche, por la mañana, con el calor del mediodía, no importa. Pienso en ti todos los días. Aprovecho para escribir, el lugar donde estoy, si te olvidas de todo lo demás, es hermoso. Noté que la luna siempre está en calma y las estrellas son solo un espectáculo, mejor que estas lámparas amarillas orbitadas por mosquitos del tamaño de un murciélago. En los primeros días no había nada, la noche era terrible, me sentía horrible pero siempre había alguien mucho peor, nadie se sentía tan mal como el siguiente.

    Es gracioso, ¿sabes? Cuando todo el mundo se pasa el día trabajando, comprando tonterías, levantando otro ladrillo, conduciendo unos kilómetros más, atendiendo a algunos pacientes, y poco después se van al bar y en medio de estas conversaciones (que tienen lugar en el bar) alguien se imagina lo que es estar estancado. Varios años tras las rejas, o algún tiempo aislado en una isla "como debe ser insoportable, dicen". Debo decirle a toda esta gente que es soportable. Yo mismo me imaginaba estas situaciones en los bares y me estremecía la idea de estar aislado. Bueno, estoy aqui. Vivir día tras día y soportar cada momento de desesperación como si fuera el último. Pon mucho sufrimiento psicológico en esa desesperación que dije. Pero siempre me digo que vine aquí para dejar de beber o fumar, estoy aquí para dejar de sufrir. El dolor de estar solo, aislado y atrapado, no puedo evitarlo. Es obligatorio. Pero el sufrimiento es opcional.

    El cuerpo humano se adapta muy fácilmente. Se acostumbra rápidamente a la nueva rutina, ya en la primera semana ya me acostumbré a los horarios, al trabajo, al resto, a todas las necesidades aquí. Espíritu, por otro lado, bueno, no estaría escribiendo todo esto si mi estado de ánimo se adaptara tan fácilmente. Pero escribir me ayuda, vomitar todo, ¿sabes? Como dijo Caio Fernando Abreu, puedes tamizar la sustancia pegajosa, ¡pero primero tienes que vomitar todo! Es así mismo.

    Puedo decir que me llevo bien con mis compañeros. Al principio todo el mundo parece un extraño intruso, siempre tenía prejuicios y decía que no era como nadie allí. Creo que me llevo bastante bien con los siete que están aquí. Lo difícil es cuando la desesperación de uno atrapa al otro y cuando nos damos cuenta de que todos estamos desesperados. También ocurre, por supuesto, cuando alguien inmune a esta epidemia produce anticuerpos y la resistencia llega a través de palabras fuertes, lo que lleva a un desacuerdo muy desagradable pero que siempre termina bien porque nos damos cuenta de lo agradecidos que estamos de tenernos allí. La asistencia es obligatoria, por supuesto. Hay días en los que uno ni siquiera quiere ver la cara del otro. Estos días realmente siento una soledad total, apesta todo ese silencio.

    No he tenido noticias del exterior durante casi un mes. No debo preguntar qué pasó porque estas cartas que escribo nunca serán enviadas (es realmente supervivencia). Tampoco voy a preguntar qué no sucedió, obviamente. Dicen que en un mes todo volverá a la “normalidad” y que podría funcionar libremente. No lo creo, de hecho ya ni siquiera espero tanto. No te imaginas lo mucho que te extraño, toda mi capacidad de aguantar, de adaptarme, en un terreno muy árido para adaptarme, ciertamente es algo que mi espíritu y mucho menos mi cuerpo de homo sapiens hará acostumbrarse a. Me pregunto todos los días si voy. No es que tenga miedo, siempre fue muy difícil y me contenté con mirarle a los ojos. Fue tan sorprendentemente maravilloso. Pero no creo que haya ayudado, nunca pensé que sería tan deprimente para un ángel desprotegido. Es hora de dejar ir su apogeo, es hora de acabar con esta caoba barnizada, esta pulpa suave, esta Mythia, te traigo infinito, este exceso de amor.

Traducción: Revista Innombrable


*Cláudio César Jr, residente de Mariana MG.Brasil, estudiante de economía y escritor de corazón. Escribe cuentos, crónicas y se aventura en la poesía, como inspiración tiene la región donde vive (inconfidentes) en Minas Gerais, entre sus autores favoritos destaca a Hermann Hesse, Lygia Fagundes Telles y José Saramago.

¿Qué es la poesía? Poemas de Claudia Trujillo


“ lo primero fue el verbo…”( Genesis I)

“Las cosas llamadas por su verdadero nombre 
mágico se animan, se yerguen, existen”
Albert Béguin.

El privilegio del poeta es ver las formas por vez primera recién bajo la extrañeza de sus ojos, a la par que de sus labios se desgajan las sílabas propias que forman esa palabra plena, correspondiente al sentido mismo de lo nombrado; como si él exhalara el polvo que se levanta, la deidad mágica, cediéndole su hálito para la vida…. ¿pequeño demonio o ángel o mago de barro bendecido, capaz de crear cuando designa? 

¿Qué misteriosas fuerzas levanta con su aliento? ¿Qué poderosos ademanes con su imaginación? ¿Qué dominio de lo invisible reservado tan sólo a la divinidad? ¿Qué asombrosa dulzura para subyugar los elementos? ¿Qué ímpetu espiritual le conecta con la esencia intima de los seres para ordenarles que existan? ¿A qué territorios espléndidos accede cuando rompe las cadenas de la razón?

Encantamiento callado o arrobamiento en la tarea de traducir lo incomunicable, buscando la verdadera identidad de todo, allí donde habitan los dioses a la asechanza de que todo nazca, al ser llamado por el poeta con su designación única y exacta. 

“No hay de manera estricta un momento exacto para sentir el suceder poético en mi vida.  Desde siempre, quizá, una sensación de embriaguez que seduce permanentemente. Son los elementos y los fenómenos que te cercan los sentidos y el alma. Algo así como una hermosa asfixia, una desazón permanente por la belleza que se instala en cualquier lugar, incluso allí en el dolor.

Cuando se vuelve inaplazable, inexorable la urgencia de ‘nombrar’ para habitar a plenitud, cuando el acontecer pulsa la respiración y la sangre... Entonces es también irrevocable atravesar el mundo, descubrirlo, desnudarlo con el suave cuchillo de la palabra. 

Se hace preciso saborear el alma de cada cosa, para que esa alma sea aliento puro, acto de magia que restituya el corazón del hombre a la gran música del universo”.
Fragmento de entrevista el periódico el Mundo 14 de Julio de 2012. 


Del libro Extranjera

Atrapada en un viento de sal
la luz de mis labios
se convierte en nieve.
Noche a noche
soy exhortada por la locura del aliento
para tomar con el corazón
lo negado a mis manos.
Tan sólo por azar
se sublevó mi arcilla contra el cielo…
dolida ceniza del espíritu
esparcida a mi pesar
entre los hombres.
Tan fatigado viaje,
para sabernos al fin
más transitorios
que el fugitivo canto de los pájaros


Encantamiento

Como si recogiera flores en el monte
junto palabras
y su perfume
se convierte en tu nombre.
Secreta presencia que se tiende sobre mi casa,
semejante a un ángel
que se arroja del cielo para cubrirme.
... al igual que el que otorga la respiración y el pensamiento
me atrapas en  la sustancia sagrada de tu silencio
y una fuerza secreta en los labios del mago
me crea y me destruye
me sueña y luego me abandona.
... pero mi voz está proscrita por tu aliento,
y si te nombro por tu nombre
ya no existes.


esta urgencia de hincarse
este apremio de ungirle
de honrarle sin plegaria
esta necesidad de regresar
a ese amor primero
a su gracia
a su presencia
a su paisaje
a la vida que no tiene palabras
al humilde silencio
que todo lo contiene


palabra
en cuyo umbral
despojo el alma
respiro su aire
purificado con incienso
bebo su agua
que bautiza la sílaba
acudo a su corazón incorruptible
a su lugar intacto de dolor
a su vocablo
jamás herido por el miedo
en su pureza declino mi orgullo
indecible refugio
de lo sagrado


las palabras se turban frente a lo sagrado
no resisten el fulgor de su rostro que lastima
el ímpetu de su mirada
que desnuda y despoja
tiemblan entre su aliento
balbuceando cosas inocentes
y lejanas
tímidas
se borran en el vacío de sí mismas
y en el horror que inspira
lo que no se comprende
ahogan su orgullo


Se sabe más por el canto de los pájaros
que por las palabras
tanto más
al resguardo del bosque
en casa de la niebla
ó en la luz de las piedras
tanto más
en oración del mundo
recogidos y a salvo
en brazos de la nada…
se entiende más
por el crujir de ramas en el viento
que por el frívolo intento de las sílabas


*Claudia Trujillo, nació en Medellín, en 1963. Poeta, ensayista y Arquitecta de la Universidad Nacional de Colombia (Sede Medellín). Cofundadora y coeditora de las revistas de divulgación poética “Gerifalte”, “Susurros Digital” y “Poética”.   Presidente y Cofundadora de la Casa de Poesía Porfirio Barba Jacob en Medellín. Su obra ha sido publicada en revistas de arte y literatura: Imago, Puesto de Combate, Revista Universidad de Antioquia, Susurros, Punto Seguido, Poética y Quitasol, entre otras. Ha publicado los libros de poemas: Los Días Sagrados, 2003 y Extranjera, XIV Premio Nacional de Poesía del Museo Rayo, Valle, 2004. Incluida en la Enciclopedia de Literatura Antioqueña Clásica y Contemporánea en multimedia PC editada en Medellín en 2004 por el IDEA y la Gobernación de Antioquia. Finalista en el I Premio Nacional de Poesía Carlos Héctor Trejos, Rio Sucio, Caldas, 2002.

lunes, 26 de octubre de 2020

"Pintura 2220" Collages de Claudio Parentela


 Nombre de la Obra:  Pintura 2189
Técnica: Medios mixtos sobre papel
Medidas: 21*30cm
Año de creación: 2020



Nombre de la Obra:  Pintura 2323
Técnica: Medios mixtos sobre papel
Medidas: 21*30cm
Año de creación: 2020



Nombre de la Obra:  Pintura 2080
Técnica: Medios mixtos sobre papel
Medidas: 21*30cm
Año de creación: 2020



Nombre de la Obra:  Pintura 2237
Técnica: Medios mixtos sobre papel
Medidas: 21*30cm
Año de creación: 2020



Nombre de la Obra:  Pintura 2168
Técnica: Medios mixtos sobre papel
Medidas: 21*30cm
Año de creación: 2020



Nombre de la Obra:  Pintura 2220
Técnica: Medios mixtos sobre papel
Medidas: 21*30cm
Año de creación: 2020



Nombre de la Obra: Pintura2318
Técnica: Medios mixtos sobre papel
Medidas: 21*30cm
Año de creación: 2020



Nombre de la Obra: Pintura 2299
Técnica: Medios mixtos sobre papel
Medidas: 21*30cm
Año de creación: 2020



Traducción: Revista Innombrable

*Claudio Parentela, Nacido en Catanzaro (1962-Italia) Es ilustrador, pintor, Ilustrador digital, fotógrafo, cartero, dibujante, collagista, artista textil, periodista autónomo. Activo desde hace muchos años en la escena internacional del arte contemporáneo. Ha colaborado y colabora con muchísimos fanzines, revistas de arte contemporáneo, literario y de cómics en Italia y en el mundo.

"Sílaba rodante" Poemas de Ruhsan Iskifoğlu


Gevşek Başlangıçlar 

sersemlemiş deniz tuzu bir sonraki zamanın 
uyanır burada  şaşkına dönmüş alanlar
cehennem değişim meyvesini yerken
havayı emen ziyaret gördük bizi hiç anlamadıkları 
yine de aksi sular dizlerimizi geçebilen 

düzenli asit  başka nasıl kopar küçük hükümler
tuhaf salamurası  s ö y l e n c e n i n 
ekşilik deneyimleri ve  söz gelimi zannetmeler 
boyun üstü ilmekle bağlanmış bu baş 
sesi kısılan yığın korosunda yitirir olgunluğunu 


Comienzos sueltos

sal marina aturdida de los próximos tiempos
despierta aquí áreas desconcertadas
mientras el infierno se come el fruto del cambio
vimos una visita que chupando el aire nunca nos entendieron
incluso así las aguas turbias pueden cruzar nuestras rodillas

ácido regular de qué otra manera rompe pequeñas provisiones
extraña salmuera del mito
experiencias e imaginaciones de acidez
Esta cabeza atada con un lazo en el cuello
Pierde madurez en el coro del montón mudo

**

İnişi koşmak 

ama kimseler kıstırır soluklarını bu hareketin 
müsvedde biliminde at tepmesi cennetin dar alnı gerçekleşir 

oysa yoklamaları bekleyen bozuntular şimdiki zaman 
kırmızı balıklar kaçıyor içimden yığınla insan 
nerede küçük dilinin çekişleri salık verildik etrafa 

birbirinden beter sorularla araf mutlu tilki ambarı
üç kağıt çeviren vaadler  vicdanın öbür ülkesi 
inişi koşmak, hiç iz bırakarak bu gerisinde yanılmanın 



Correr hacia abajo 

pero las personas pellizcan respiraciones de impulso
a la mierda la ciencia le sucede a la reacción del caballo de la frente estrecha del cielo

sin embargo; ahora es el momento de esperar la fragmentación
Peces rojos parten de mi interior humano colonizado
¿Dónde está tu pequeña lengua?

araf es un almacén de zorros feliz con preguntas aún peores
promesas dudosas es otro país de conciencia
corriendo hacia abajo, sin dejar huella en la parte posterior de err

**

Yalpa Hece

anlatmak istediklerin  haziran sineği ifadesi.
ama neredeydin hatırla!
düşünen ağaçlarla örümcek ipliklerini birleştirirken  ben 
koştum kumların kız kardeşleriyle

köpük selamı ilginç şeyler düşer yanaklarından 
yalpa hece, gökyüzünün duydukları
rüzgarın oyduğu zemin, taşların söylediği şarkı 
yok isimler arasında iner 
taşırdığın bu inanç, birtakım patlamalar 
anlaşılmayan yerim bükülmüş eksenlerden geçer  



Sílaba rodante

Junio es experiencia de volar lo que quieres contar
pero recuerda donde estabas
como combino árboles pensantes con sedas de araña
Corrí con las hermanas de las arenas

saludos de espuma cosas interesantes caen de tus mejillas
sílaba rodante, lo que oye el cielo
suelo tallado por el viento, la canción que canta la piedra
baja entre ningún nombre
que creencias te derramas, unas explosiones
mi lado inescrutable pasa por ejes retorcidos


Traducción: Revista Innombrable


*Ruhsan Iskifoğlu nació en Hatay en 1984. Completó su educación media y secundaria en el Eastern Mediterranean College en 2001. En 2005, se graduó en el Departamento de Lengua y Literatura Turcas de la Facultad de Artes y Ciencias de la Eastern Mediterranean University. En 2007, completó su maestría en la Facultad de Educación de la Universidad del Mediterráneo Oriental. Dio lecciones de turco otomano entre los años 2013-2015. En la primavera de 2016, trabajó como instructora a tiempo parcial en la Eastern Mediterranean University. Entre 2013 y 2016 realizó traducciones de poesía y paneles para el festival internacional de İskele de Chipre. Sus poemas se han publicado en revistas como Varlık, Sincan İstasyonu, Şiiri Özlüyorum, Yasakmeyve, Turnalar, Şiirden, Arka Bahçe, Kurşun Kalem, İnsan Zaman Mekan, Caz Kedisi vb. Sus traducciones han aparecido en revistas como, Şiiri Özlüyorum, Sincan İstasyonu, Şiirden, Kurşun Kalem, Turnalar. Es la responsable de traducción y relaciones exteriores de la Revista Literaria Uçsuz. Continúa con sus estudios académicos y ofrece cursos de literatura moderna. Es autora de Gözlemci Konuk Yazılı Kağıt Yayınları (2013). Şeffaf Söküm Yasakmeyve Yayınları (2016) y poetica şiiri özlüyorum kitaplığı (2020).

jueves, 15 de octubre de 2020

¿Qué es la poesía? Poemas de Oscar Mauricio Naranjo Restrepo



Es un territorio existencial donde, desde la oscuridad y la sombra, emerge la iluminación al modo (no de inspiración) de revelación de sí mismo.   Un sí mismo que está en el mundo, en el afuera, desde el lenguaje, en su expresión dilucidadora.   La poesía es un eco, una imagen que gira en espiral hacia el descubrimiento de nuevas dimensiones de una realidad siempre extraña, delirante.  Hay poesía en el grifo que gotea como una sinfonía azul, pero también en una idea intempestiva que se erige como una catedral gótica en la negritud del firmamento interior.   La poesía es la casa donde anidan el horror y la belleza.


Disfraz 

Me disfrazaré de nube
Lloveré en las montañas
Y me evaporaré con el sol vespertino
Mi disfraz será el más transparente:
Desnudo y ligero de gravedad
Seré cielo
Besaré la cordillera
Y regresaré al éter
Pleno de vacío.


Sinestesia

Y de pronto, la belleza estalla como un fuego artificial,
E impregna con su brújula desnuda el mundo.
Todo entonces adquiere forma y sentido:
Las notas del piano emergen móviles, cromáticas, sensuales.
Las palabras dibujan paisajes oníricos,
Las campanas inundan el cielo con su luz melódica,
Tu olor baila en mi corazón como una nube de todos los colores.
Todo entonces se puebla de ventanas y de pájaros:
Tu aroma como una alucinación,
Tu risa como un satori,
Tu silencio como un calidoscopio,
Tu voz como un jardín.
Entre tu voz y tu silencio
voy construyendo una partitura de soles y planetas,
de sombras verdes y vacíos azules.
Entre tu aroma y tu risa voy creando un poema fonético y frenético.
La belleza, serena y escandalosa se sienta a mi lado,
Plena de ventanas y pájaros,
Con su brújula desnuda.


Jardín (1)

Diente de león
Ojo de poeta
Uña de gato: 
En la aurora un jardín de bestias.


Jardín (2)

En mi jardín de molinos de agua 
Siembro plantas eléctricas 
Y las riego en tu divino nombre 
Cada mañana
Antes de despertar.


El amor

Amo el agua de tu tierra,
El fuego de tu aire,
Tu quinto elemento,
Tus fenómenos telúricos,
Tus acrobacias en los incendios de la noche,
Tus raíces que se hunden en mi agua viva.
Amo el aire que te asfixia,
Con sus partículas desconocidas y sus radicales libres.
Soy el óxido que te corroe en un rincón del cielo.


Un día de estos

Un día de estos, 
De repente voy a escribir una canción aurífera,
Mitad flor, mitad nube, plena de fuego,
Telúrica, volátil, metálica.
Será un himno a la soledad, al vacío, a la ausencia.
Sonará a barco fantasma, a precipicio, a desierto.
Un día de estos, 
De repente voy a cantar mi canción,
Como un volcán, como un terremoto, como un rayo.


La piel del humo

Común y corriente
La inteligencia moja los labios de la montaña
Mientras riachuelos de pensamientos
Besan un abismo
Y secretas medianoches
Exhalan la visión de lo maravilloso.
En las fogatas del silencio
Ruedan tus dedos
Como puertas cerradas
En la piel del humo. 


*Oscar Mauricio Naranjo Restrepo, Medellín, 1964.  Escritor, periodista y docente universitario.   Sus poemas y micro relatos han sido publicados en varias revistas, tales como INTERREGNO, PUNTO SEGUIDO, FUEGOS, REVISTA INNOMBRABLE, ICOSAEDRO, MECÁNICA CELESTE, ANAGRAMAS, entre otras.    En 2012 publicó su poemario PALIMPSESTOS Y TÁBULA RASA, y en 2019 el libro de cadáveres exquisitos RARA BELLEZA Y EL HADA HELADA, en compañía de Oscar González.   Los poemas de la presente selección hacen parte de su libro inédito SIGNO CERO.

martes, 13 de octubre de 2020

"El baile extático" Collages Ljiljana Stjelja


Nombre: El reloj hace tic-tac
Técnica: Collage
Medidas:20*30cm
Año: 2020



Nombre: El baile extático
Técnica: Collage
Medidas: 20*30cm
Año: 2020



Nombre: La bicicleta floral
Técnica: Collage
Medidas: 20*30cm
Año: 2020



Nombre: El reloj viejo
Técnica: Collage
Medidas:20*30cm
Año: 2020



Nombre: El Vencedor, símbolo del Belgrado
Técnica: Collage
Medidas:20*30cm
Año: 2020



Nombre: ¿Qué va a pasar con la Tierra?
Técnica: Collage
Medidas:20*30cm
Año: 2020





Nombre: La viajera del mundo
Técnica: Collage
Medidas:20*30cm
Año: 2020


*Ljiljana Stjelja, nació en 1949 en Belgrado. Tiene un título en educación especial. Hace collages, escribe diarios de viajes e ilustra libros y revistas. Ha realizado más de un centenar de collages, algunos de los cuales se exhiben en espacios públicos, mientras que otros se encuentran en colecciones privadas. Los motivos dominantes de sus pinturas son: motivos florales, motivos antiguos y música o ballet. Actualmente trabaja en collages biográficos. Con motivo del décimo aniversario de su obra artística, en 2016 publicó un catálogo de collages titulado "Lʼart". Una reseña de su arte de collage fue publicada en la revista "Lamed" (No. 2, año 10, febrero de 2017) bajo el título "Paper Magic: Collages Shaped by the Soul". Sus collages también se presentaron en varios portales web. Su breve relato romántico sobre la escritora eslovena Lujiza Pesjakova bajo el título "La aprendida de Lujiza" se publicó en la colección electrónica de relatos "Quiénes fueron nuestras heroínas". Desde 2019, sus collages están en la portada de la revista literaria electrónica "Enheduana".

Es cofundadora de la asociación para la promoción de la diversidad cultural "Alia Mundi" y autora de diarios de viaje y textos en la revista del mismo nombre. Es la editora del blog de arte "# L'Art".

Con sus collages también participó en el primer festival de poesía en la época de la Corona (Festival de la Esperanza), que fue organizado por la revista "Versopolis".

Ganadora del "Premio Dragan" a la mejor historia de viajes de mujeres de 2016 (la obra "Mi ciudad mirando al río"), que fue publicada en la colección "Recuerdos del alma". El concurso fue organizado por la organización humanitaria "Strength of Friendship - Amity". 

¿Qué es la poesía? Poemas de Jairo Guzmán


El legado de los poetas es el tesoro que heredamos para respirar, con los pulmones del canto, la aventura que somos: el habla de la intemperie ante lo imposible, esta sed de ser a la deriva, en la espesura del día a día, a través de un mundo de fuerzas concurrentes y chispazos del sueño, coronados por un misterioso rayo de luz para danzar en el abismo. Ante la algarabía celeste nos unimos a la fiesta solar. Ante los animales, esos asustadizos seres de la vigilia, invocamos los cantos ancestrales de comunión con su inocencia y con la serenidad del bosque, frente a los desiertos que avanzan hacia la vida de las ciudades.

No sólo de versos y de prosas, está hecha la poesía. Los poemas son una de las tantas huellas que deja el paso de la poesía por nuestras vidas y aquel que dispone a que el lenguaje cante a través de él, es el poeta. Nos reúne nuestra sed de infinito ante lo efímero. Deseamos el encuentro. Somos tribu que ríe, los animales que imaginan.

 

 

El espejo negro

 

Atraído por la visión de un árbol, camino por la sabana, hasta extraviarme en su paisaje. Su tallo, abrazable por ocho hombres en círculo. Tan alto que aves migratorias se desvían de su ruta, allá lejos, imantadas por su presencia.

Palacio para pájaros. Bajo su fronda me acuesto hasta entrar en el trance del intersueño. Mi visión se desplaza como si otro llevara en su rostro mis ojos. Avanza. Una pradera. Hongos, gigantes, de un material calcáreo. Corro. Me acompañan vientos corporeizados o cuerpos huracanados. Luego, una arboleda de robles. Una pequeña laguna.

Los vientos me abandonan en la parte trasera de una casa, construida con maderas que exhalan aromas. Hay recámaras, amplísimas, de techos altos. Hay cervatillos, grabados sobre pieles; miran, perplejos, un remolino de aves. Emblemas de oro, plata y piedras pulidas.


En el espejo de ónix se ve la entrada a un recinto donde se realiza un diálogo, sin palabras, entre muchas personas. Leves corrientes de un viento atémporo ondulan, benévolamente, en el cielo de este recinto semi-elipsoidal.

Proceden de remotos parajes o tal vez siempre han estado atrapados en el espejo negro. Al atravesar ese velo, se siente que nos esperaban. Todos dicen, con mucha clarividencia, mensajes fundamentales. Es un habla que no puede ser expresada sino como un coro de briznas flotantes. Al regresar de allí se siente que esas voces, como viento que roza las espigas, nunca más nos abandonarán.

Los ojos regresan al cuerpo.

 

 

Este carnaval

 

 Este carnaval

ganó la batalla

esparció espigas

del oro del trigo intangible

que reluce entre lo que no se ve



¿Qué no se ve?


El fotógrafo


Digamos que no se ve

el sonido del verde

excepto si percibes su olor


El óleo verde huele a trementina

y el verde ¿a qué huele?


Si vamos por las rutas del verde

volvemos al carnaval

Eso es posible por la incesante necesidad

que el verde tiene del rojo


En este carnaval

el sacrificio consiste en derramar

la leche del misterio

en los pechos de los niños asesinados


A este carnaval

sólo asisten las huestes

de los Libertinos del Rayo

danzantes al ritmo

de la palabra no dicha

sólo aprehensible

por el eros de los objetos


Y la música todo lo conecta

a partir de abismos de silencio

que todo lo pueblan

para que el ruido dance

y sea el sonido

de lo que se desvanece por fricción

pero que resucita en roce universal


En este carnaval la música es médula

y el alcohol una doncellita de oro

a quien no la salpica la sangre

de los masacrados

sino el polvo solar del delirio


Para este carnaval

sus nociones son dadas

viviendo en las moradas del relámpago

donde canta la espiga de oro imposible


Serás guerrero cuando veas fluir el oro

de las lágrimas



Llegan las mujeres


Llegan las mujeres

a servir copas de lágrimas


para que mi bestia de luz

libe

para que el humor

haga estallar de risa

el océano negro de sus angustias


Sufren por los hombres

-sus hijos

es decir

sus novios

que rompen cítaras

en su amor-

y flotan con la mujer

que de mi sustraen

buscando la muñeca de su infancia


Carcajean cuando les digo

que no soy una muñeca

sino un burrito en el pesebre

de la niña velazqueña


También les digo que serán mis hijas

cuando logren que una rana cabalgue un cuervo

con placer inaudito


Si eso hicieran se convertirían

en niñas azules


Veo el oro fluir de sus lágrimas

Veo un prisma violeta

entre brumas azul de Prusia

Veo un punto blanco

donde el oscuro se diluye

Veo caballos en establos de éter


Son rayos

 

 

En el parque de Jairo Guzmán


los músicos del aire son las flores que flotantes semejan señoritas vestidas con un manto de pájaros en el parque donde la gente el domingo deambula soñando castillos de crispetas y caminan como si viajaran en alfombras de mariposas para que los poetas se inspiren mientras un caballo sacude con el rabo las moscas del aburrimiento.



*Jairo Guzmán (1961- ). Poeta colombiano, Nació en Medellín en el año de 1961. Egresado de matemáticas puras de la Universidad Nacional de Colombia (sede Medellín). Co-fundador y co-organizador del Festival Internacional de Poesía de Medellín (fundado en 1991). Ha publicado en diversas revistas del país y del mundo.

Libros publicados: “Coro de ahorcados” (1995), “Icons of rain” (1995) [versiones en inglés por G. Leogena] y “Todo Paisaje es la elegancia del ojo” (1997)

Ha realizado dos exposiciones de poesía visual, en el contexto del III y V Festival Internacional de Poesía de Medellín.

Co-autor del libro de “Preludio para una gimnasia de las percepciones” (siete parajes de

escritura inventiva y lecturas selectas). Este libro es el resultado de la experiencia con talleres de creación poética, dirigidos a estudiantes y profesores, realizados, desde 1991, en la ciudad de Medellín.

En 1995 fue invitado por la Asociación de escritores de la República Popular China para realizar lecturas de poemas e intercambios de conocimientos con escritores en Beijing, Xian, Nanjing y Shanghai

En 1997 participó, con lecturas de poemas y conversatorios, como poeta invitado a la Feria Interamericana del Libro en Curitiba, Brasil.

En 2000 participó en el Festival Eskeletra de Poesía en Quito. En ese mismo año fue invitado a Helsinki para realizar lecturas de poemas, invitado por Artistas por la paz.

Ha dirigido la Escuela de Poesía de Medellín, desde la primera versión en 1996 hasta la sexta versión en 2001.


sábado, 10 de octubre de 2020

"Voluntad de tener voluntad" Poemas de Edílson Nascimento Leão


Voluntad de tener voluntad

Nunca rivalidad...
Hay algo deseable que mis ojos ven
Insertado no lo sé, pero lo sé...
Solo la voluntad
Para sentirse a gusto.
Y la voluntad es tener siempre la voluntad.
Que ganas de saber
Si tienes el mismo deseo.


Ya realizado

Sé que entiendes
Que ya sabes.
Y guardianes con siete llaves.
En el fondo muy discretamente
En tu mente, sientes...
Sí, seria complaciente.


Un beso simple

Solo un simple beso
Haría realidad mi deseo.
Aunque fuera facial, fraternal.
O algo así.
Creo que no nos haría daño.
Donde ese beso soñado
Solucione los problemas
Bueno, vivo con ese lema.


Sabemos

Sé que usted  sabe
Y sabes que yo sé...
Sabemos...
Lo entendemos, tú y yo.
Mirar es pecar.
Dejemos de ser pequeños.


Lápiz labial rojo

Viéndote con ese labial rojo.
El deseo de robarte un beso.
Fue deseo, amor, seducción.
Sí, pura pasión!
Encantado con tanta belleza.
Será difícil de  olvidar
Hasta te soné, te besé...
El sueno parecía ser verdad.
Que pena!
Regresé a la realidad.


*Edílson Nascimento Leão, Brasil. Profesor Nível superior - Posgrado, Pedagogo, Escritor y Analista Judiciário. 

viernes, 9 de octubre de 2020

¿Qué es la poesía? Poemas de Fernando Cuartas Acosta.


La poesía no está escrita sobre un mantel de nubes prestadas al olvido. Cada nube se inventa entre la lluvia que nos invade desde adentro. Es dudoso que se diga que existen demasiados poetas, como si tales humanos nacieran en producción en serie; creo más bien que los deshacen, los ocultan y los incineran. Cada palabra pronunciada es un sésamo para entrar a las moradas más ocultas: origen del bardo y de los seres que perduran las leyendas, como la magia misma de la creación de mundos.
La poesía es un síntoma de rebeldía y de trasgresión, trata de indagar por los sentidos más ocultos de las cosas, de ser avizora de las trampas tendidas por el consumismo diario. No se trata de frases cargadas de ornamento, ni lapidarias sentencias sobre una bandera o un credo asfixiado en ortodoxias. 
Es todo lo contrario, busca reventar las cercas, eliminar fronteras, acercarse mucho más al oscuro pozo donde nacen las estrellas, las legendarias lámparas que puedan parpadear sobre las dudas diarias. 
Considero que no se es poeta por el hecho de buscar armar un libro pegado de domingos y bostezos, entre la arrogante farándula y una aparente humildad de los que pulen los puñales cuando no funciona el lápiz. 
Recordemos que fue con la punta de un lápiz gigante, cuando Ulises pudo sacar el ojo al cíclope, para hacer que el temor quedara ciego y la embarcación de la osadía fuera por el mar de la inventiva. 
Para mí la poesía no es más que una forma de vida. Algo sanguíneo, pasional, un acto vivo. Nada de altares y posteriores ofrendas de estatuas en un parque. La poesía y el poeta son un libro abierto para preservar la vida. 


Del libro de las cosas con ojos

Barco anclado

Huele a mar y a inocencias de peces consumados, varado sobre una playa un gigante bufa, herido es remolcado por los años. Ojos apagados, una remota testa que ha perdido bríos y se conserva en una arena tibia. La boca impronunciable de palabras y de broncas del pasado.
El barco tambalea enfermo. Los piratas deben estar cruzando sus pipas y dejando prótesis de manos y de pies en los tejados.
Los viejos marineros han huido a Ningún Lado, geografía sin nombre de los olvidados.
Maletas, cofres, libros, sogas, banderas, armas, gritos, toneles, vinos, verbos, todo ha sido lanzado por la borda. Queda un gato perdido entre un estanque seco.
El viejo gigante parece dejar un último gemido, una lejana queja de islas oscuras y laberínticas leyendas.
Un pobre rey viejo coronado por espuma, un hijo loco de Neptuno, un ser lastimado que busca donde morir de pie como los kraquen, parado en tentáculos de océanos.


Del Libro Las Noches de los Jueves

Noche 

Todo ha enmudecido de repente
Ni los perros ni los gatos se asoman con sus ruidos
Una lámpara ciega, deja una luz temblorosa sobre la calle sola
Ya han cerrado la tienda de la esquina
El corazón ajeno, la tertulia con demonios
El encierro de un ángel, la última palabra de un borracho
Una triste figura de beata sale a media noche disfrazada de fantasma
El pueblito esta callado, es la hora cerrada, el motín de las ánimas
El caro oscuro de los que se han ido y se han convertido en pensamiento. 
El pueblito se estremece en madrugadas, se siente un leve viento
Que trae palabras de un  convento y despedidas en zaguán 
Noche de estos pueblos cobijados en neblinas, abrazados al recuerdo
Mojados por las lluvias, recostados a un farol. 


Ojos

Un par de almendras húmedas. Cristales de carbón que miran; Desde el otro lado de la noche, hay un fulgor que alumbra, son los destellos de las madrugadas, la mirada entre caminos, el dulce recuerdo de unos perros que ayudan al pastoreo de las estrellas. 
Un par de hornos fulminantes, labor de siglos mirar desde el fondo de los mitos. Mirando se contempla el temblor que existe en una flor cuando llegan los duendes con tijeras. Mirando se puede sentir la neblina escondida entre los pechos y el agua gris de los primeros sueños. 
Mirando se ve una crisálida saliendo muy despacio de una boca pronunciando un beso. Mirando hay un incendio negro, ese rostro que perpetúa hasta el infinito los segundos.


Armonía

Bajo el efecto de las proporciones, en una distribución de encantamientos, la flor del equilibrio, sobresale con sus pestañas de pétalos cual espadas sin miedo. Es una sencilla flor de escudo, de loable luz entre sus carnosas presencias.  
Aureola de destellos rosa, la palidez de un sol que se derrite en besos de luz en las mañanas. 
Custodia sin rezos, lámpara sin fuego, ojo enorme que nos muestra el universo. 
Ninguna de sus puntas es igual a la otra, la lengua de una tribu puede parecerse a otra, más no serán iguales, como no son iguales los sueños de mil seres, aunque hayan vivido una misma guerra y hayan compartido amores similares.
Una estrella florígera, barroco natural de los jardines. Allá está abierta y gozosa, un séquito de abejas le rinde un culto extraño. Es una aparición de siglos inventándose. 
Un poema vegetal que nos conversa. 
Dicen que tienen música secreta entre esos pétalos. En las noches se les oye cantar algunos versos. 


El ABC de un pueblo

En la esquina hay un poste en el poste hay unas cuerdas en las cuerdas hay golondrinas en las golondrinas hay nostalgias y en las nostalgias quedan lluvias y en las goteras vive una lágrima y en la sal de la sopa una pizca de hambre y en la sal un picante y en el picante un amor y en los amores un zaguán y en el zaguán un beso y siempre en cada beso una tembladera, y ese frío repentino y esas ganas de subirse a un balcón, y ese patio que llama y ese arbolito que secunda y en todo el pueblo hay un chisme y en ese chisme una historia y todo se hace leyenda, entre calles y ventanas, luego volvemos a la esquina, luego regresamos al pueblo, la chica se ha casado, el chico vive lejos, la vida ha continuado, en cada esquina un recuerdo y en cada memoria un suspiro y así en ese ABC de los amores que se resucitan en un breve recorrido por las calles como perros callejeros o como gatos entre el techo.


Al otro lado

Rompe la monótona tragedia, la soledad y espanto, el dolor repetido que hace cicatriz y esconde herida
rompe el muro y sus destrozados cimientos
rompe civilizaciones y murallas
rompe ese miedo ambiente
rompe que al otro lado aún se ve caminar sobre el cielo nubes nuevas
rompe el telón del infortunio
nada queda entre cenizas y las ruinas
allá al otro lado se ve un lugar amable entre lo onírico y el deseo de ser otro...
rompe, rompamos, rompiendo...
esa angustia de ser nadies, de ser destrozo y miedo
rompamos la caparazón de lo adverso
la desdicha por la dicha, por lo dicho
digamos haciendo más allá del muro y sus silencios.


Un abecedario de infiernos

Cada pluma que cae del ave que vigila las sombras de la noche es una letra oscura sobre un territorio de olvidos.
Se pueden recoger todo un abecedario de ritos, de fantasmas, de infiernos hechos a la medida del miedo y de las amenazantes figuras que inventamos ante la débil contemplación de espectros.
Se han escrito libros con las plumas del miedo
se han dejado caer gotas de tinta de sangre oscura y negra
se ha manchado la imaginación con mendrugos de desesperación y se han tratado de hacer apocalípticas
metáforas con esos abecedarios temblorosos
El pájaro seguirá allí
renovará sus plumas, nos dejará su alegoría del vuelo.
La noche no siempre es sinónimo de catástrofes
ni las sombras son premonición de Parcas
La luna sigue mirándonos
y las águilas nos sobrevivirán sobre esta tierra.


Las fauces de la noche...

Sigilosas sombras se acercan, engullen los ojos del cielo.
Animal con cara de borrasca
Cielo oscuro y nubes como barcos a la deriva
salen en exilio, desplazadas formas llevadas por el viento.
La zarpa, la boca fiera, la garganta inmensa
alimentada por la oscuridad y por un temor atávico
nacido en las tormentas.
Más el vendaval desfigurara los monstruos
el hambriento can no llegara a la aurora
al otro día, pese a todo, el sol volverá sobre la bóveda del cielo.
La luna no se estremecerá
y nuestros ojos mirarán la vida
un día más y la noche no es están oscura
ni las sombras siempre guardan el espectro del miedo
Un día más
y las furiosas bestias desaparecerán
de las mentes enfermas y de los cobardes aplausos con la muerte.


Otras geometrías

Todo se mezcla, se diluye, se esparce.
Cubos sólidos, nubes chatas, apiñamientos, cúmulos, rígidas formas, volúmenes estáticos, nada de eso es cierto. Todo lo sólido se desvanece en el aire.
Sólo flota a la intemperie un sueño con sonrisas
una mujer como metáfora
un amor sobre la sombra: un asombro que nos nombra
Esas líneas rectas se han hecho después de ver curvar el universo
Bloques compactos, son ilusorios
existen, se derriten
parecen absorberse, se juntan hasta que se mezclan
se hacen amorfos, impúdicas masas lascivas formas
erotismo se junta con deseo
no existe ahí una geometría rectilínea
es hipérbole, elipse, parábola, concavidad
como el sexo, el amor, el deseo
nada se hace directo, preciso, recto,
todo allí es arco sin flecha, curvatura erótica, universo sin muros, alegoría de los cuerpos que se juntan
amor sin doctrinas ni sin reglas
puro desorden bello de un orden no visto
erotismo que brota
nada se exige, todo se da, se abre, se goza, se juega
amor sin cubículos, los dados se convierten en esferas
las duras líneas se hacen nubes.


*Fernando Cuartas Acosta, poeta y ensayista colombiano (Bello, Antioquia, 1955). Historiador de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín. Es guía patrimonial. Dirige desde 2003 el programa radial Taller de Luna, de literatura y difusión cultural, y coordina el taller de literatura “De la Tierra a la Luna, paisajes poéticos, geografías imaginadas”, en la misma universidad y en diversos sitios de la ciudad. Ahora con el nombre de Literatura y paisaje. Copartícipe del proyecto Punto Seguido, revista cultural. Con el libro En la calle no calle obtuvo una beca en el Centro de Desarrollo Cultural Moravia. Ha participado con la Organización Caminera de Antioquia en procesos de recuperación de antiguos caminos tanto prehispánicos como coloniales. Pertenece a la revista Innombrable, ha tenido actividades como guía patrimonial con el Bermejo Mundo de la Calle Abierta, recorridos patrimoniales por la comuna cuatro. Participa con la Cuarta estación Radio comunitaria comuna Cuatro y del libro de la esquina, de la misma comuna, donde participan varios colectivos culturales.
Ha participado en antologías de poesía tanto nacionales como internacionales y en revistas culturales como Aghula, Andrómeda, festival de poesía en Manizales, festival de poesía Nadaísta, Festival de poesía Prometeo, festival de poesía en Agua chica, festival de poesía por la Paz, ente otros. 
Libros En La Calle No Calle premio de poesía Municipal con Moravia sobre poemas dedicados a las calles del barrio. El libro Las noches de los Jueves, Los objetos con Ojos, Madame Destino antología de la revista Punto Seguido. En la muestra de poesía en Medellín, 1950-2011, colectivo de revistas.