martes, 30 de enero de 2018

El jardín de los limbos, poemas de Camilo Rodríguez



OVILLADO

I
Ovillado en el último rincón de la consciencia, en esa pequeñísima habitación donde no hay escapatoria. Las puertas y ventanas cerradas con candado. Estar solo frente a la espina dorsal y su alarido interno. El corazón de los miedos. El vértigo.

II
Un manto de vibraciones acaricia los poros. El suspiro vital enfocado en su hoguera : La plenitud del fuego inmerso en la totalidad del momento. Un llano infinito sin rejas ni paredes.

III
El Corte nos enseña que más allá del vacío no hay nada. De este lado sólo queda un laberinto de espejos o un claustro empolvado, un lugar donde todas las tumbas están cerradas —excepto una, una en donde un recién nacido llora.

IV
A menudo el Sueño toma las riendas del Acto. Un caballo blanco galopando desbocado. ¿Qué hacer? Moverse apenas, asentir con la mirada gacha, decir lo que todos esperan. Sonreír. Es muy importante sonreír.

V
Salir de casa y dejar las puertas abiertas, orgulloso de derrochar la libertad, perdiéndolo todo como si fuera la última vez, como si fuera un jugador febril que apuesta sin pensar y con ímpetu.



BÁLSAMO

…) el divino Odiseo púsose a lavar su cuerpo en las aguas del río y a quitarse la salmuera que cubría sus anchas espaldas y sus hombros, y limpió de su cabeza la espuma de la mar infatigable. Después que se hubo lavado y ungido con aceite, se vistió las ropas que le proporcionara la no sometida doncella.
Homero

Quizás sufrir no sea caída vertical
sino un amplio surco empantanado,
un hondo miedo porque el amor se acaba
y así se esfuma la magia evocadora.
¿Será quizás un negro mar de angustia
que va llenando el vientre gota a gota?

Quizás sufrir sea la impotencia
de ver morir el sol,
y de observar a los cuervos de la duda
devorando nuestro nido de la infancia.

Por eso hace falta un Bálsamo sagrado
para ungir nuestros miedos profundos,
una forma de pasear al vértigo por un Ayer,
por un tranquilo atardecer en Roma,
por sus paredes blancas y lejanas,
por una honda ventisca
que va arrastrando las latas vacías
y espolea unas frazadas
mientras bailan
juguetonas
a lo alto del balcón.

Entre tanto
el sol habrá asistido,
generoso,
al ritual que nos limpia las heridas.



EL JARDÍN DE LOS LIMBOS

“(…) pero los relojes no avanzan”.
Salvador Novo


Hoy el aire está hecho de caucho sordomudo. 
La luna despliega su oro perverso en la ciudad. 
La gente se detesta con cordial delicadeza 
y todos los ángeles migran al horizonte. 
El  almíbar de la carne se ha marchitado 
y una vasta capa ocre envuelve las sonrisas.

Si pudiera perseguir esa escarcha indeleble
y mirar sin desdén el avión que se esfuma
quizás podría domar esta anaconda cansina
que de un bostezo me arranca el ombligo ingenuo
y me abre las puertas del jardín de los limbos.




*Camilo Rodríguez, (Bogotá, 1987) Profesional en estudios literarios con maestría en Letras Francesas y especialización en Comunicación de L’Université de Toulouse II. Sus ensayos, artículos, cuentos, poemas y traducciones han aparecido en revistas como Revista Almiar (España), Círculo de poesía (México), y Cartel Urbano (Colombia). Actualmente trabaja como consejero pedagógico en Éditions Maison des Langues y escribe en la sección de Cine y libros de Nexos en línea, y en la revista de viaje Travesías. 

jueves, 4 de enero de 2018

Edición # 8 - Pesadillas: espejos del sueño - 2017

“Pesadillas: Espejos del Sueño”
8va Edición
2017

PRÓLOGO

Mauricio Arcila Arango
(Colombia)

TRES FUGAS DE LA ERRANCIA: LA PESADILLA, EL ESPEJO, EL SUEÑO

“El sueño de la razón produce monstruos”
Goya

¡Qué poco cuesta construir castillos en el aire y qué cara es su destrucción!
François Mauriac 


LA PESADILLA
- Dos personas hablan sobre sus sueños, especialmente de las pesadillas, de una pesadilla. Ella soñó que la tierra se oscurecía, que su existencia se diluía entre el vacío y la nada, hasta que perdió el sentido de su cuerpo, ahora era un no-cuerpo, el no-cuerpo es la tiniebla, pero la tiniebla también es triangulo y cuadrado. 

Ella soñó que era un no-pensamiento, el no-pensamiento es la pesadilla, el cuerpo en ángulo de nubes, primando sobre los astros, conduciendo al sol, ahora resulta difícil no pensar, en la luz de la idea, en este sueño desnudo sin fondo histórico, tesoro sin diamantes, cielo sin estrellas, para no soñar, sin noche y sin recuerdos. 

La pesadilla significa simetría, entre el miedo y el absurdo, paralelo psicológico, sin escrúpulos y sin diversiones, la no-pesadilla, no es el sueño o la realidad, la no-pesadilla es la constatación de la nada, del no-cuerpo y del no-pensamiento, metáforas antiliterarias, pero expresivas, especialmente provocadoras y aún así estéticas. 

- Dos personas hablan sobre sus sueños, especialmente de las pesadillas, de una pesadilla. Ella soñó que hablaba sobre una pesadilla. La pesadilla no es el sueño ni la realidad, la pesadilla es la constatación de la nada. Ella soñó que hablaba sobre la nada, la nada es el sueño y la realidad, pero la realidad también es no-cuerpo y no-pensamiento.

EL ESPEJO
Un espejo, dentro del espejo se lleva a cabo un combate entre poetas. Otros dirían que entre el poeta regular y el poeta irregular, asimétricos, armoniosos en el conflicto, uno mira hacia arriba y el otro mira hacia abajo, evidente repugnancia de su aspecto cósmico, anexados a la sociedad, como reflejos particulares del mundo. 

“Es de noche y el cielo estrellado” lo dijo cualquier poeta, el bueno o el malo, aquel que no dijo nada, pero señaló con el dedo, fantástica expresión, poética performática, el poeta es el dedo del mundo, señala, desde afuera, el lugar en el cosmos, combatiendo, con el otro, su semejante, el pérfido, el malo, el arrogante. 

El poeta recibe una carta, la carta es un espejo, el espejo es la realidad, aquel cielo estrellado, entre piedras y construcciones frescas. La carta es de una mujer desconocida, lo desconocido es un espejo, lo desconocido es la realidad, aún guarda el aroma de aquella mujer, ella señala el mundo, con su dedo trémulo y asonante. 

Un espejo, dentro del espejo se lleva a cabo un combate entre poetas. Otros dirían que pelean por una mujer, por la musa de la inspiración, o por la mosa de la pasión, distanciamiento práctico, verso en el aire, disputado entre ladridos simétricos, bajo aquel cielo estrellado, la carta es de una mujer desconocida. 

EL SUEÑO
La soñante dice: un sueño del salvajes donde las pesadillas son reales. La frente sudorosa, los ojos dilatados, la boca seca, las extremidades rígidas, y la conciencia aguda, inmóvil, impotente, y los salvajes invadiendo sus sueños, ellos, los reales, aquellos inmortales que siempre vienen acompañados del conflicto. 

Una mesa circular, una comida sin servirse, alrededor, los no-invitados, los venidos, los llegados, de esas partes, de las cartas, del espejo, de sus ojos, aquel pozo profundo, metáfora absurda y limitante, opuesta a la antigua caverna, aquella, la del conflicto, la que los poetas mantuvieron clausurada durante la revuelta. 

Guiado por ella, la desconocida, con las cartas y el espejo, con los miembros amputados, cruel mensaje, transitorio e ineficaz, para aquellos que aún tienen la esperanza de su sueño, poema irresuelto, devorado por osos y dragones, al menos por la fantasía, esperanza de la ensoñación, sentido mínimo de la nada. 

La soñante dice: un sueño del salvajes donde las pesadillas son reales. Un viejo maestro, en la niebla, en la nube distante, con el ángulo correcto, el del no-cuerpo, errante, en el no-pensamiento, recibiendo la carta de la mujer desconocida, espejo del combate, pesadilla de salvajes, donde los sueños son reales. 




miércoles, 3 de enero de 2018

Convocatoria Novena Edición Revista Innombrable


CONVOCATORIA NOVENA EDICIÓN REVISTA INNOMBRABLE 
“Mnemosyne - Memorias de la Literatura: lapsus y destrucciones”

Personificada como Mnemosyne por Hesíodo, hija del cielo y de la tierra, aquellos lindes por donde se pasea la imaginación, en los días del recuerdo, cuando el corazón vuelve a palpitar. La memoria, como fuente de literatura, madre de las artes, diosa de la creación, nos evoca el genio poético y el instinto de creación, pero también de lapsus y destrucciones. La memoria como instrumento literario, pero también como acceso a la antigüedad, a lo desconocido, a lo Innombrable, ya Don Quijote hablaba de aquel “nombre” del cual no quería acordarse, mientras que el Coronel Aureliano Buendía, frente al pelotón de fusilamiento, recordaría el día que su padre lo llevó a conocer aquel extraño hielo.

La REVISTA INNOMBRABLE los invita a participar en la convocatoria de la Novena Edición con el tema: “Mnemosyne - Memorias de la Literatura: lapsus y destrucciones” que estará abierta DESDE lunes 18 de diciembre HASTA el viernes 30 de marzo de 2018.

Pueden participar: poetas y artistas sin límite de edad ni condición de procedencia ni residencia, la única condición es que los textos sean en español.
Pueden enviar su material al correo electrónico lo-innombrable@hotmail.com con una pequeña reseña y lugar de procedencia del Autor. El mejor material será recogido para formar parte de la novena edición de la Innombrable.

CONDICIONES ESPECÍFICAS DE PARTICIPACIÓN:

- Poesía, cuento, microrrelato, prosa poética: podrán participar con un texto o conjunto de textos cuya extensión no exceda las tres cuartillas. Cada participante podrá participar en sólo una de estas categorías. Fuente Times New Roman 12.

- Revisar muy bien la ortografía y puntuación antes de enviar los textos, pues los que tengan errores graves serán descalificados.

- Fotografía e ilustración: podrán participar de 1 a 4 fotografías o ilustraciones por participante, cuyo tema sea el de la presente convocatoria. Se podrá participar en cada una de estas categorías si así lo desea el participante.

- Se podrá participar en ambas modalidades, tanto en la de escritura como en la visual.

- El equipo editorial se reserva el derecho de seleccionar desde 1 al total de fotografías o ilustraciones enviadas por el participante si así lo considera.

- Todas las fotografías e ilustraciones deberán enviarse en tamaño original y sin marcas de agua. Al enviarlas se acepta que la Revista Innombrable realice la publicación y difusión del material enviado que considere necesaria.


http://revista-innombrable.blogspot.com/