sábado, 1 de agosto de 2020

¿Qué es la poesía? Poemas de Viviana Restrepo


“Escribir por una necesidad sin más. Escribo con hambre, pretendiendo un abrigo, un alimento, una línea donde apoyar mi cabeza: brújula y sendero. En el silencio escucho voces de adentro y de afuera de la carne, a ellas dirijo mi oración pidiendo un canto, una danza, otra vos. Busco una palabra que sea salvación y refugio, una palabra que al nombrarla me dé otro rostro, una casa y una luz…amo las palabras, con ellas abro la puerta y beso el sol que se avecina”.

Recuerdo
Si sólo la sombra de tus ojos fuera un oráculo en medio del mar
las bocas de la tierra no me hubieran tragado.
No remes en mis aguas.
No salgas en busca de otras tierras desde esta orilla, no tendrías como sujetarte.
No tengo un puerto seguro.
 Los cuerpos que se acercan a mi isla mudan de piel y parten a buscar un nuevo rostro.
Un día, un ser que estaba sediento y había venido del desierto, encontró aquí un manantial para su necesidad, se marchó cuando su vasija estuvo rebosante.
Otro que practicaba la magia halló en mí un nuevo truco y salió a mostrárselo al mundo.
Hay un tercero, su arte era contar historias, amaba el vino, la sensualidad y los viajes, vivió aquí lo que dura un eclipse, luego partió a la selva…
Han pasado los años y ninguno de esos espíritus ha regresado, sin embargo tres líneas se dibujan en el horizonte cada que quiero irme.

Un camino 
En la búsqueda del camino
Aparece el laberinto de arena,
Tu lengua aparta mi pie del sendero.
Ahora, el reloj gira
hacia el lado contrario
Y la cruz que tengo dibujada
en mi ojo izquierdo
es cada vez más negra.
Yo que amo tanto el fuego
te haces sed de agua para mí.

La habitación oscura.
Cae el bello y melancólico atardecer,
abriendo paso a la negra y delirante
noche,
mientras en las malditas paredes de mí habitación se dibujan unos monstruos que quieren
robar mi voz.
De las paredes se escuchan quejidos de poemas ya yertos,
es menester que alguien haga algo.
Sin embargo yo estoy asustada,
en un rincón de la desolación,
susurrando poesía como sí de
oraciones se tratará
La cotidianidad, mata.
La tristeza que se siente desde que tienes memoria, acaba, sí acaba con tú mente.
Te cansa y si no te suicidas es porque vives muerto en vida.
En el libro llueve
En el libro llueve
y no hay rastro de ceniza en el cuerpo.
Dios bendijo tu semilla
para que opacaras mi maldición.
Pronuncia las palabras benditas
y se dibujarán estrías negras
sobre los ojos
y por debajo de la piel
donde no llega aún la sed
ni el agua para saciarla.
Ya no sé qué escribo.
Puedo mirar muchas veces el sol
y no sufrir
porque tengo estrías negras en los ojos
y una sed que no se acaba
ni se sacia
con el agua lluvia del libro.

Viviana Restrepo, nació en Medellín, en 1985. Ha publicado el libro de poemas Lo que dura un eclipse. Poemas suyos han sido publicados en las revistas de poesía Asfódelo, Punto Seguido, Prometeo y Polifonía, de la Universidad Tecnológica de Pereira. Hizo parte de la organización del encuentro anual de poetas de la zona noroccidental de Medellín. Sobre su poesía, expresó Pedro Arturo Estrada: «Para ella la sangre matricial, la sangre sacrificial, la sangre lustral, las distintas sangres que la han marcado hasta hoy se hacen tinta que espera, que comienza a verterse en poesía y a arder más allá del cuerpo y la contingencia de los pasos, siempre inciertos, en esta ciudad y estos días de acoso y desasimiento. Para Viviana, la poesía es gestación de lo universal, carnadura y desgarradura, lenta consagración de la vida que otra vez anhela, ansía el renacimiento, la revelación de lo otro, la manifestación de lo sagrado en el mundo. Por ello, asistimos, se nos ha invitado a ser testigos de ese parto de palabras que desde el más oscuro magma de su ser, nos convoca.»

No hay comentarios:

Publicar un comentario