miércoles, 10 de marzo de 2021

"Porque te tengo y no..." poemas de Ginette Figueroa D'Oliver


Luna 


Luna traviesa de inclinada cabeza y lente ágil 

De pecho rasurado y risorios adormecidos 

Vigilante noctámbula de mis acordes inarmónicos

Dueña per se de mi garganta y mis motivos 

Tus ojos de Monalisa y esmero me confunden 

En mi paso de lejanías y guiones esbozados 

Te pintas de signo y de letra y de mirada inexacta

 Me pules las nostalgias y me deshaces los nudos 

Te añades a mi sangre y te amarras a mis ojos 

Te tragan mis pulmones y te lloran mis oídos 

Luna de mis patios y mis asombros tardíos 

Si te escondes un segundo te hallaré entre sus labios. 



Porque te tengo y no... diría Benedetti...


Porque te siento al doblar de mis noches 

Porque te huelo al romper el día

Mi memoria olfativa no traiciona

-vetiver en suite-

Imagen lejana y constante

Utopía de mis inviernos inventados

Yo te tengo.. porque 

Yo te tengo!

Y sé que al final del horizonte

No te invento... 

te recibo de brisa y de vuelo 

de rayo perenne 

y de cuerdas de fuego 

y de flecha calcinada

Como reensamblar un mueble conocido e intangible 

te encuentro en las paredes de cristal barnizadas de taninos

donde retoñan las memorias

En el verdor tardío de remembranzas perennes

percibo la madera de tus huellas 

No te demoro en mis ojos

Solo te traen mis pupilas dormidas

En tus ausencias.

Ya no hay mariposas que 

aniden en mis entrañas

Sin dilatar la muerte de mi coraza.

Sin deletrear en voz alta tu silueta

Sin recortar tu aliento que me aturde 

de sueño 

y de deseo 

y de beso 

y de líquen 

y de selva 

y de árbol 

y de fruto 

y de  desencuentros

y de orgasmos clandestinos 

y eternos 

Yo quizás te invento.

Pero me dolería más no soñarte 

No dilatarte en mis muñecas 

No disecarte con mi lengua

No estrujarte con mis venas

No engullirte con un beso;

Pistilo y polen

Lluvia y acero...

Sinalefa en duelo.



Corazón y alas.


Debí tentar a media docena de dioses aquella tarde


cuando se escurrieron las profecías maniatadas de un diciembre; 


se calmaron los duendes y sus alas trasnocharon hasta beberse


el último espasmo de mi sobriedad más fingida y apurada; 

 

diluí el letargo turbio de mi especie transmutada 


-extradición irresoluta de mi figurada esencia-


y la noche se volvió nervio y espuma


culpa y beso de lento augurio 


mármol trasplantado


miedo y asombro


silencio feroz


alborada;  


alas.




Lejanía


Allí donde te quedaste no te llegan mis flores

Ni perturban tus pestañas el aleteo de mis mariposas

Vuelvo a estar en primavera sedienta de tus rosas

De un perfume sin indicios con una ruta y una pose

Es la traza de luciérnagas de tus ojos a mis huesos

Un vetiver -una esencia- clavada en mis nostalgias

Una puerta que se cierra con hendijas de seda

Un escondite virtual una confesión un disloque

Es espacio y tiempo de estaciones encontradas

Es mi amago a destiempo mi señal empujada

Es el deshielo es la bruma la mentira de las nubes

Tu fuga me remolca tu silencio me seduce

Entropía de tus plegarias en el eco de mis goces

¡Pero allí donde te quedaste no te llegan mis flores!



*Ginette Figueroa D'Oliver (Ginny) Nacida el 26 de mayo de 1968 en La Habana, Cuba. Graduada en 1991 de Ingeniería Informática en el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverria de La Habana. Ha participado en Concursos de Fotografía y de Poesía (obteniendo premios y publicaciones). Desde el año 2001 se desempeña como Asistente Financiera y Contadora en la Embajada del Reino de los Países Bajos en Cuba.

3 comentarios:

  1. Bravo Ginny! Que alegria y orgullo siento! Mi artista favorita. Exitos!

    ResponderEliminar
  2. El anterior comentario lo hice yo con mi cuenta de Google, no se por que dice "unknown".

    ResponderEliminar
  3. Bravo!!! Sigue compartiendo tu talento. Bs

    ResponderEliminar