jueves, 30 de julio de 2020

¿Qué es la poesía? Poemas de Walther Espinal


La poesía es una mañana fresca, en ella he buscado que mis poemas sean pájaros, líneas delgadas que se estiran como la luz. O hilos de voz que nombran la claridad de lo cotidiano. A pesar de que el día sea de contrastes. Y con cada hoja del tiempo que pasa persiste un sonido, un eco. Por la Poesía voy caminando bajo las nubes, descubriendo puntos de encuentro entre el ser y las palabras.

Pero el despertar tiene lugar también en la noche, porque allí son muchos los que están despiertos. La mañana y la noche son entonces hermanas gemelas. Y la luna encierra su música bajo las teclas de un piano.

Nuestros ancestros indígenas despertaban a tejer, danzar, contemplar, pulir y después con el sueño aspiraban a que el dios les dejara una huella.

Despertar la conciencia de los pueblos, dar testimonio de su folclor, es tara que la poesía desde la antigüedad ha cumplido. De ahí que cada despertar entrañe un cambio que enriquezca las almas humanas y la literatura. Poesía como despertar equivale a una promesa, un compromiso y una oportunidad de acercar la voz al canto general que ha de arropar el planeta.

Rimbaud al despertar dijo: " Vi el sol bajo, manchado de horrores místicos" Así cada poeta tendrá que reconciliar su realidad con el sueño buscando enlazar los extremos.


El pájaro y la media

La poesía es un pájaro
que en el alambre del patio
canta

La poesía es una media impar
resuelta a ser
la cabeza de un caballo

El pájaro y la media penden del mismo hilo

Arte poética

Escribo en el aire
en días desajustados.

Y en el ventero
que vocea
duraznos
palpo la imagen.

A cualquier parte me lleva
un verso
abanico de sombras.

Y en el eco ingrato
de las horas
que no prometen
escarbo.

La balada del motel

Cogidos de la mano entramos
como a una tarde de domingo.
Y pronto las ropas cuelgan
del perchero
que no espabila
con las acrobacias sexuales.
Aquí la vela
del amor
riega esperma
y luego se apaga.
El deseo
como un león
sigue los pasos
ríe
me considera su hermano.
Pago entonces la balada del motel
para el amanecer o el rato.
Y yazgo
miro al techo
huele a flores
y de costado
por el espejo
contemplo su espalda.

Cuarto pálido

Debajo de la cama
                               las hojas secas
del sueño
                en círculos de humo
ascienden
hasta el techo.

Noche de dientes como tablones
que a su antojo
                       carbura
                                  mis pesadillas.

Donde los muertos llevan en su cintura
                                                             un martillo
y chorros de puntillas
que a media noche
                          dejan caer.

Versos para una bruja

Tus cabellos salen de mi boca
como un ovillo que se enreda
e intenta ahogarme.

Hoy que nuestra bandera
                                       ondea
entre las ramas de una quebrada.

Bajo estas estrellas
parezco
un muñeco atravesado de alfileres
que resplandecen.


Un espectro de tigre 
ronda 
mis días.

Y en el papel 
siento el calor 
de sus patas.

Tigre 
de bigotes 
de polvo.

Sobre mi hombro 
su fantasma 
ventea 
las letras.

Caminando Niquitao

El desfile de autos arroja humo

Poco espacio para el transeúnte
y en cada paso jirones de tiempo
un hilo verde que las arañas
dejan

Como el bambú
sus habitantes
se mecen
en el ojo parpadeante de las avenidas

Solitario camina el barrio tosiendo
lesionado su talón

Niquitao afilado en cada señal
a la velocidad del pájaro
errabundo

*Walther Espinal nació en Medellí­n en 1980. Realizó estudios de filosofía y letras en la Universidad de Antioquia. Ha publicado los libros de poesía La danza de Narciso (2009) con el que obtuvo una mención en el XX Concurso Nacional Universitario de Poesía Universidad Externado de Colombia y El pirata y otros poemas (2010). El espectro del tigre ( 2015) En su ciudad tuvo contacto con varios talleres literarios. En 2010 fue invitado al XX Festival Internacional de Poesía de Medellí­n.

No hay comentarios:

Publicar un comentario