miércoles, 8 de mayo de 2019

"El lento deambular de las tormentas" poemas de Florencia Lobo



Todo puede ser objeto preciso de la poesía 

La tosca metafísica de los gorriones
la sonata demente de los trenes abandonados 
un pescador herido por la visión de la luna
un ciruelo, un nombre
una palabra, un colibrí

las cosas que se caen de sí mismas 
nostálgicas de sí, hartas de sí

la madre, el padre, las derrotas 
el tiempo que rueda 
desquiciado en los caminos

todo puede ser objeto 
preciso de la poesía 

menos la poesía:
la palabra que nunca
la palabra que siempre

silueta inasible
sombra sin cuerpo
canto sin pájaro

tan árbol 
sin palabra árbol 
sin idea de árbol

voz arrebatada
a dónde
a quién.


Oficio de la memoria

La memoria 
es un arma de 
doble 
hilo

con uno cose
por el ojo del presente
pedacitos de pasado

con el otro va
hilvanando
jirones de hoy 
tiempo raído
en esa estampa 
indescifrable
del futuro.


En cualquier aire, en cualquier rumbo

De la tormenta
sus pasillos de niebla
sus derrotas amables
sus baldíos

de los domingos sus vacilaciones
los caracoles ciegos 
del letargo

de la piedra su intemperie
su entraña de silencio
sus edades

del fuego sus visiones
su música 
incrustada de relámpagos

del humo sus estambres
su adagio hacia arriba
su extravío

de la lluvia sus ausencias
sus preguntas en círculo
sus catedrales

de la noche su cascabel de sombras
su llanura agazapada
bajo el tambor del sueño

y del amor 
su claridad sonámbula
su confianza clavada 
inexplicablemente

en cualquier aire
en cualquier rumbo.


Archipiélago

Penetra surdamente no reino das palavras
     Carlos  Drummond de Andrade


Se entra en la palabra archipiélago
buscando islas

pero dice la etimología
que lo único hallable ahí
es el mar

no un tejido de orillas
un islario bordado 
por la espuma y el tiempo

solo el mar, el mar inmenso, 
el archimar

por lo demás, nada sorprende:
toda palabra es por fuera un borde
y en el fondo agua 
siempre removida. 


Fin del mundo

Jirones de nada
apenas temblores
en la noche
los últimos pájaros 
abandonan la isla.

Hemos quedado solos.

Tercos o locos o pacientes, 
pero solos.

Y sin embargo
persistimos,

de raíz en raíz
de sur en sur.


*Florencia Lobo nació en Tucumán (Argentina) en 1984, pero a los pocos meses su familia se mudó a Ushuaia, Tierra del Fuego, lugar donde se crió. Estudió Corrección de Textos y se especializa en Edición. Trabajó varios años en la editorial de la Secretaría de Cultura de la provincia de Tierra del Fuego, y en la actualidad se dedica a la edición y corrección de manera independiente. El lento deambular de las tormentas (el suri porfiado, 2018) es su primer libro de poesía.


* Todos los poemas son de El lento deambular de las tormentas (el suri porfiado, 2018)

No hay comentarios:

Publicar un comentario