martes, 6 de abril de 2021

"Rodrigo de no futuro" relatos de Mariana Duque García

 

No hay una sola mañana que me levante y no te odie. Si, sangre es lo que corre por mi sangre mientras estas metida en mis ojos. No salgo, no bebo, no fumo, mis únicas sobredosis se han convertido en tatuarme cada 3 días de negro, quiero desaparecer todo lo que alguna vez fui, quiero volverme irreconocible para tu ser florecita piroba.

Estoy mamada de comprar crema de afeitar cada 8 días y empaparme la cara a ver si por fin me crece barba, y ver como la cajera siempre se burla de mi cuando la voy a pagar, harta de que no me crezca, me he pasado diferentes marcas de cuchillas, dorco, Gillette incluso las pestes que venden en la tienda de un dólar.

Me he pasado la cuchilla por mi vello púbico y luego con una sutileza que se convierte en olor la paso sobre mi mentón a ver si en algo influyen los trópicos y los fluidos. Prefiero sentirme irritada por la barba que por tus comentarios de mierda.

Ayer la caléndula del patio floreció, la guardé para untármela en el culo, bien sabes que cuando como chocolate en exceso siempre se me quema.  Deja de llamar, de mandar carticas de amor aguevadas, de suplicar, de insistir…. Aunque no me choca que me andes Ferrero rocher, esos me hacen la vida menos miserable.

Te pido desde mi corazón puro que me devolvás cada una de las medias que me tenés, ya no podés contar con el privilegio de andar con mis medias de totoro, o de cenicienta, olvídate orate, compórtate como una persona de tu edad... a verdad que por eso te fuiste.

Delvolveme también el pasaporte y el débito. El crédito lo necesitas vos, con los bancos y con las nenas. Envíamelo por favor a la casa de mama, ni se te ocurra aparecerte por allá, seguro te estarán esperando 4 rottweiler´s y mis papas ansiosos de despellejarte. No te odio, pero desaparécete.

Claramente ternurita quedás invitado a la boda, lluvia de sobres, de vos me espero un aporte generoso como para viajar y salir del país, es lo mínimo que podés hacer después de la cagada, cagada infinita contagiar al amor de tu vida. Lindo nos vemos el vestido va a ser amarillo él va estar vestido de blanco y en el centro justo en todo el camino van a haber millones de margaritas blancas, igual que en mi cabeza. Podes ir disfrazado de crucificado con pañal y mucha sangre, te reservaré un lugar en primera fila para que el cura te vea, por favor haz tu mayor esfuerzo necesito que seas la copia exacta del nazareno, el loco y yo te tenemos un regalo, si para ti, una corona de espinas hechas con agujas de tatuajes, si usadas, de pacientes que también como yo tienen sida.


Querida Lucia

Olvido tu nombre cada vez que lo escribo, y me siento culpable. He creado una isla plástica con todos los regalos que recibí cuando estabas en la china, tu nombre me ensordece con miles de trompetas estallándose y estrellándose en mis oídos. ¿cómo hiciste para que todo lo que tuviera que ver contigo, también tuviera ritmo y música?  Lucí, luchita Lucia Malparida. Perdón, recuerda que me alteró con facilidad. Y recuerdo constantemente como viniste al mundo. Ahora si me pondré tierna, lo juro.

Cuando hablas lucia, solo puedo concentrarme en tu nariz que se abre y se cierra, o en la saliva que se te acumula a cada lado de cada comisura de tu boca, si encuentro tus ojos, tu mirada profundamente oscura me dice lo contrario de lo que estoy escuchando si me dices sal yo veo azúcar. Hay seres ocultos en ti Lucia, pienso que deberías no verte tanto en el espejo, no querrás luego terminar pariéndote a ti misma. Me ha llegado la noticia de que no paras de croar como las ranas y que ya nadie te soporta. Cosa que admiro. Deja, te lo suplico, de llenar mi boca, mi cepillo y mis bufandas de pelo de muñeca reventado, ya sabemos que tu cabeza es un gran nido de rapajos, japaros, pájaros, lo ves, solo escribirte hace que mis neuronas caigan como por efecto del opio. Ayer te vi cuatro veces a causa de mis lentes o del LSD, tu mirada me llegó como un puño del Happy Lora, justo en la jeta. Estabas linda y lucida lucia. Lo único que no perdono es… ¿cómo es posible que aun tuvieras mis zapatos verdes, los de Lorca? Lucia , te veo mañana en el valle, lleva un gran pez dorado o gris el que prefieras, trae besos amargos como el café porque quiero mantenerme despierta para escuchar tus silbidos, los mismos que usas para llamar a tus vacas en la feria, dejaré que lleguen con el viento para sentirlos avanzar dentro de mi oído, ya no como trompetas estridentes fastidiosas, si no como caricias y piel de gallina, te pido que cuando llegues  no me hables, tus palabras me arrullan como un bullarengue sentao y no me quiero dormir, no quiero.

Lucia, por centésima vez, te pido que otra vez no traigas a tus papás contigo. Estoy harta de tenerme que vestir como un muchacho o decirles que somos amigas.  Te espero con la puntualidad del conejo. Te quiere, la alucinada.


*Mariana Duque García, El Santuario, Antioquia. Promotora de Teatro de la Casa de la cultura Luis Norberto Gómez hace aproximadamente 2 años y medio, estudiante de noveno semestre de Licenciatura en teatro de la Universidad de Antioquia sede central, líder de la red de improvisación clown del Oriente (RED IMPRO CLOWN)  y egresada del I er diplomado de arte y técnicas circenses ofrecido por el Ministerio de Cultura. Actriz, directora y fundadora de MANGO COLECTIVO, grupo enfocado en el arte del video performance. Se desempeña como actriz, directora de teatro, escritora y dramaturga, terapeuta y modelo para producciones artístico/conceptuales. También ha participado como escritora en el libro “contadoras de Historias” en alianza con la Organización de Naciones Unidas de Noruega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario