lunes, 12 de abril de 2021

"Labios psicodélicos" Prosa poética de Liz Magenta


I

Me gusta como empieza todo después de la substancia: Un crescendo deleitoso. Baile húmedo, psicodélico, de lenguas, dos peces que se agitan incesantes al besarnos, primero muy despacio, sutiles, apenas rozándonos los labios que poco a poco sienten sed, hambre, y terminan devorándose. Mordiscos leves, grosor de tu labio inferior, lamiendo quiero recordarte, cuánto te he deseado.

Me gusta como nos amamos después de la substancia: en cada ángulo, en cada pose, cuando nos acariciamos toda la superficie del cuerpo con las palmas, con los labios psicodélicos, hasta visualizar el paisaje de fractales y colores deliciosos, donde arde un fuego sagrado que nos sumerge, y nos arrastra a la marea del otro.

II

Me hago pequeñita y viajo por tu piel. Vuelvo a mi tamaño normal y tu boca se traga mi boca. Vibras en cada latido. La sangre que te recorre, también hierve dentro de mí. Veo con claridad. No somos lo que nos mostramos, somos mucho más:

Vectores, placas jeroglíficas, universo de huesos, genoma donde reposan los más primitivos recuerdos. Estamos juntos aun desde que no existíamos. Si escucho mi latido, llegas aquí, donde estamos, universos paralelos limitados, rozando lo ilimitado, energía, luz, tiempo sin tiempo. Decodificación, átomos que se agrupan para mostrarnos, nuevas realidades.

IV



Apenas un pestañeo, y veo las cosas brillar, expandirse, respirar, serpentear, zigzaguear, girar sobre sí mismos sin moverse, regocijándose en su propia vida.
Masa de energía entre mis manos, gravedad que ahora es visible. En mis pupilas, destellos de colores iluminan las cosas, ondulan, zigzaguean, giran sin moverse. Parte de mí ser, te persigue mi pensamiento, te alcanza mi alma. Alma que fluye como un líquido cuando estoy entre tus brazos. Ondas de luz disparadas de tu aliento que persigue al mío.
Al fin lo alcanza.

V

 

Me gusta como empieza todo, después de la substancia, nuestros besos: Un crescendo deleitoso. Baile húmedo, psicodélico, de lenguas, dos peces que se agitan incesantes al besarnos, primero, muy despacio, sutiles, apenas rosando nuestros labios que poco a poco sienten sed, hambre, y terminan devorándose. Cómplices, con mi estado de conciencia alerta, en alta frecuencia, viviendo en los mundos dentro de otros mundos, para hacer junto contigo un baile psicodélico, de lenguas, dos peces que se agitan al besarnos.

 

*Liz Magenta (seudónimo de Elizabeth Cruz Aguilar), nació en la ciudad de Puebla, Pue. México, (1980). Estudió Artes plásticas y los diplomados en creación literaria en SOGEM (Sociedad general de escritores mexicanos), e INBA-CONACULTA. Ha publicado cuento en revistas nacionales e internacionales como: Tierra Adentro, Nocturnario, Teoría Omicrón, Teresa Magazine, Phantastique, Seattle Escribe, Bitácora de vuelos, Literatura.si, entre otras. Ha ilustrado cuentos y portadas para las revistas: Teoría Omicrón, Perro Negro de la calle, Miseria, Margínalees y Lunáticas Mx. Está incluida en el mapa de escritoras mexicanas contemporáneas (https://mapaescritorasmexicanas.wordpress.com/). Tiene publicados los libros: Infinito Psytrance, en coautoría con Zad Moon, y Mundo Insecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario