sábado, 10 de abril de 2021

"Zapatos Limpios" cuento de Schleiden Nunes Pimenta


Algo le tocó los pies y fue suficiente para despertarlo. Mirando hacia la calle, notó los primeros autos en cortar las luces rojas del amanecer, castigando el asfalto aún frío. Estaba acostumbrado, todos los días eran así. Sin embargo, siempre le agradeció por tener un lugar donde vivir, y por un día más, nunca se olvidó de orar por estos pensamientos.


Se lavó la cara y enderezó su traje bien planchado y cuidado, limpio de tal manera que cada mañana parecía usar uno nuevo; siempre llevaba el pelo peinado y cortado, la barba un poco grande, es cierto, pero porque le gustaba y no solo porque era descuidado. Guardó la ropa con la que había dormido y, observando la ciudad que se despertaba lentamente abajo, se dirigió al trabajo. Fue una tarea difícil, fue necesario para él tratar con muchas personas, de diferentes lugares, diferentes formas y culturas, y su razonamiento y técnica fueron cruciales para la realización de los negocios - tal vez, no tan cruciales como la sonrisa que siempre lo hizo. mostraba en la cara o amabilidad y educación, pero también eran importantes.


Tuvo que aprender su oficio sin que nadie le enseñara, y la primera vez que buscó trabajo sufrió una de las más terribles humillaciones. Pero todo se está aprendiendo bajo ese cielo, dijo. En ese momento de su carrera fue respetado, por donde caminaba lo saludaban, en los pasillos lo recibían con una tierna sonrisa y los jefes lo adoraban. Tantas veces escuchó la frase que el trabajo dignifica al hombre, y creyó tanto en ella que imaginó recibir el fruto de su esfuerzo así: trabajar. Una vez, uno de sus clientes preguntó si solo el trabajo dignifica a los hombres, porque entonces, ¡los que no pueden trabajar en salud tampoco tendrían dignidad! Llegó a la conclusión de que había otras formas de alcanzar esa dignidad, pero su camino sería el trabajo honesto y la dedicación, la responsabilidad y la buena educación.


Sucedió que, en este fatídico día, envuelto en una de sus conversaciones filosóficas con algún cliente, perdió por un momento la sonrisa que lucía día y noche --no noche, porque era hora de descansar-- y, he aquí, cuando un tipo entró en su campo trabajando duro, nuestro trabajador pronto notó lo sucios que estaban los zapatos de ese hombre. Los zapatos pueden demostrar la personalidad de una persona o, en el peor de los casos, lo organizada, higiénica y engreída que es una persona. Esos zapatos, en particular, fueron maltratados demasiado. Luego apartó la mirada de sus pies y lo saludó cortésmente, mirándolo a los ojos e invitándolo a sentarse.


- ¡Muy buenos días, mi señor!

  • ¡Realmente va a ser un gran día!

Respondió casi irónico, si no irónico, flotando en la implicación, y, sin tener que hacer más preguntas, el hombre de los zapatos sucios se dispuso a contar breve y eufóricamente los últimos días que había vivido. Dijo que trabajaba solo unas pocas horas al día, firmando mal algunos papeles mal redactados y mal redactados la mayor parte del tiempo, despachando pedidos, sentado en su silla importada y sumergido en la comodidad de un dispositivo que acondicionaba el aire, de modo que mientras aquí afuera hacía viento, dentro de su salón se calentaba y viceversa - y, sin tener que preguntar, nuevamente, el hombre que trabajaba un poco exclamó alegremente que había obtenido su puesto después del nombramiento de un pariente influyente.

  • ¡Qué suerte tienes!

Estaba asombrado de su cliente, asombrado. Pero, he aquí, cuando comenzó a contar todos sus beneficios y todas las comodidades de su hogar, sin hacer el menor esfuerzo, se le informó que el servicio había terminado. Sacando algunos billetes de su bolsillo, le pagó con las sobras a las que llamó limosna - y con sus zapatos ahora limpios y relucientes, salió, apagó la alarma del auto y quemó sus llantas en el asfalto ya calentado de pesados tráficos.


Mientras su nuevo cliente se iba, sintiéndose extraño, guardó las facturas que recibió en su bolsillo. Cogió su caja de limpiabotas, se enderezó el cabello en el cristal de cualquier ventana y también caminó lentamente de regreso a su casa. Los pasillos por los que caminaba y todos lo saludaban eran las calles, y su empresa no tenía una sede específica; podía estar aquí, allá, cuando y donde llamara, porque su servicio estaba bien hecho. Día y tarde, a veces de noche, caminaba por esquinas y callejones limpiando los zapatos de alguien, pero los tuyos siempre estaban limpios …


Y caminó, pensó y trabajó tan duro ese día, que cuando se encontró estaba oscureciendo. Regresó a su casa, se cambió de ropa y guardó su traje almidonado, se lavó la cara y se durmió pensativo. Pero, al otro lado de la calle, mirando a través de las vidrieras de un restaurante muy caro, dos hombres estaban hablando del mismo tema del que ahora les estoy hablando. Uno de ellos contando al otro la historia de ese trabajador, apoyando la cabeza en su caja brillante, ahí en la esquina de cualquier acera y mirando el techo de su casa reluciente. Al final de la historia, frente a su plato que ni siquiera se había rayado, la tristeza de ese oyente preguntó, en voz baja, de por vida, por el mérito de los que viven. Más que eso, le preguntó sobre los méritos de los que trabajan y, además, pidió justicia. Mientras que si la Justicia tuviera boca, exclamaría:

  • Hay algo mal aquí.

El techo de su casa estaba en el cielo cuando brillaba alguna estrella, su despertador era alguien que lo pateó por la mañana, su educación estampada no en títulos sino en la apertura real de algunas sonrisas, su almohada un trozo de madera - pero él siempre llevaba los zapatos limpios.


*Schleiden Nunes Pimenta, Campo Belo - MG. Abogado conciliador y especialista en filosofía y teoría del derecho, escribe en casi todos los géneros literarios (cuentos, crónicas, poemas, novelas, novelas). Tiene decenas de trabajos académicos y literarios premiados en todo el país, así como textos de todo tipo distribuidos en varios sitios web y antologías. Aunque tiene casi 30 originales listos para su publicación, casi todo está en el cajón. En 2016 publicó la colección de relatos “Un dedo de prosa y un sorbo de justicia”; más recientemente, la novela filosófica “O Fim do Tempo” (versión en prosa y verso, premiada en el concurso literario de Editora Kazuá); y, próximamente, publicará la novela “A Bruxa de Paris” de Cartola Editora. Aparte de los enfoques cotidianos, los textos afectivos y la crítica social, el camino entre el realismo mágico y la fantasía, trabaja en contextos que bordean el límite del absurdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario