martes, 12 de enero de 2021

¿Qué es la poesía? poemas de Helena Restrepo


La poesía para mí es la belleza presente en la existencia que se hace palabra para penetrarnos a cada uno a su manera y que crea universos posibles solo a través de ella.



Herencia


De mi padre heredé
su porte sencillo y digno,
el tono firme de su voz,
que tantas veces me negó
paraísos verdaderos y falsos,

el amor pobre de caricias
y de corazón pleno,
el desgaste de los intentos
de mostrarme el mundo
a través de sus ojos
para que ningún otro
-tonto como él-
me hiciera daño.

Me amo tanto y tan torpemente
sin poder saberlo,

a él también le entregaron
el libro de la vida
con todas las hojas en blanco.



Herencia ll


De mi padre vienen a hablarme

canciones con crucifijo

y otras donde confiesa su adoración

por la mujer que aún me trae al mundo.

Escucho el tarareo tímido de su voz

y veo su lágrima que asoma

orgullosa del tiempo

desde el rabo diminuto de su ojo derecho.


Hay noches en que me acurruco en la infancia 

para buscar su mano

que cura mis dolores de panza o de ausencia.


Como él

tuerzo la boca cuando digo mentiras o me enojo

sufro de temblor de hambre

economizo

y cuido a esa hechicera de ojos claros y un hueso roto

por la que todavía canta mi padre.



Intento


No conozco el silencio

me rodea 
lo acecho. 
A veces 
se come mis palabras 
las que voy desechando por insulsas.

Le he dicho al silencio que escribo
y por eso me gusta conjugarlo:
yo silencio, vos silencio... 
y lo hago mal
como el silencio mismo.

Él también sabe
de mi amor por los intentos. 
Lo he dibujado antes
con palabras de sus sobras
se mira en mi reguero de símbolos
no se reconoce 
pero todo lo permite 
(o nada, que es igual).



Vuelo


El vuelo de las aves me seduce 

a través de improvisados espejos 

(mesas de vidrio, ventanales, charcos). 

Quiero saltar cada vez 

en la seguridad del reflejo.



Amanece otra vez


Y amaneció otra vez, quién lo creyera.
Me muero cada noche y la esperanza
renace con el sol como una lanza
clavándose en mi fe de pordiosera.

Y amaneció sin compasión siquiera.
¿Será una fantasía de venganza
que tira a lado y lado mi balanza
probando la bondad de mi madera?

El sol me desafía nuevamente
a seguir caminando con la frente
en alto aunque camine de rodillas.

Atada a su calor un dos de mayo
amanecí otra vez entre sus rayos
poniendo a ojos cerrados mis mejillas.



Espejo


Mirarme en un espejo de aguas turbias 

me transformó en otro,

uno que me pedía

lo que le negué de niño

y cuando vio mis manos llenas

no lo quiso. 

Ahora es fuerte y libre.

Y todas las que fui para salvarlo

han muerto.



*Helena Restrepo Vélez.  Nacida y residente en Pereira, adoptada por Medellín durante muchos años. Médico y cirujano de la Universidad de Antioquia. Libros editados: Nacer de nuevo (poesía, 2014), Historia de un libro (relato autobiográfico, 2016), Eva se enamora de un fantasma (Poesía, 2018). Antologías internacionales: Tejedoras de luz (México, 2014), Retos poéticos (España, 2017), Ave Verbum (España, 2019).

No hay comentarios:

Publicar un comentario