jueves, 21 de febrero de 2019

"Visión de antaño" poemas Lirio Siete Agua




Mujer Cocodrilo

Toda imagen grande tiene un fondo onírico insondable...
-Gaston Bachelard-

De suaves cáscaras albinas 
flota entre el brebaje turbio de la Selva
al romper el Sol en polvo de luciérnaga

Este es un lento secreto
tanto como reptar de diamantina
o la condensación progresiva del desmayo

Incandescencia toda que sumerge
bajo sábanas de enredadera y miel de hierba 
su aleteo de flores transparentes
buscando al Sueño, hermano de la Muerte

se enrosca un poco 
para recordar la Luna Llena
y se sueña en su opuesto infinito
 y   s e   s u e ñ a   e n   s u   o p u e s t o   i n f i n i t o

Sueña también que como el Sol revienta
su cuerpo se disuelve entre ópalo y tiniebla
de espasmo su entraña palidece
y entonces se le muere la locura

Pero llega más profundo cada noche
hasta cruzar las horas 
del portal onírico
y la tragedia de toda distancia

La Luna cuida su vuelo:
a esas profundidades
los sueños son merecedores de respeto 
porque dicen
al lacónico estilo del Oráculo

Y la Mujer Cocodrilo
sueña con sencillísimos altares
de madera y ceras multicolor
y deidades informes escurridas en resina

que tapizan el jacal florido
en el fondo de un huevo de obsidiana
uno que fuera su jacal florido
antes de ser Mujer Cocodrilo

Y  e s p e r a   cada  mes   e s p e r a 
a humedecer con reflejos lunares cada escama
durante el trazo de los signos en la Tierra:

-sólo el silencio del Agua vé
sólo el pacto con Fuego existe
y sólo con el Viento huye esta negrura

viene la Luna
para soñar que canto
viene la Luna
para soñar que hablo
viene la Luna
para soñar mi cuerpo
viene la Luna
para cortar el tiempo
viene la Luna
a labrarme otra vez
desde el principio-.

                                                                                                          Noviembre 30, 2017. 




Ceniza

                                                      A mi hijo Dante Quetzalcóatl


En la casa del abuelo lloran elefantes
El viento dice
y se queda más tiempo
   me enseña a reconocerlo entre las hojas
      me da de su color en los labios

Huele a copal
   árboles y pastos se alzan
y nos cubren del otro mundo que nos desconoce

La hierba se corta al caer la tarde
(su sangre se revuelve con el cielo)
   se le pierde un poco el alma a una
entre tanto cerrito
entre tanta nube vacía

Nos hemos detenido aquí durante un tiempo
a desgranar la vida
a descansar del camino 
a resguardarnos
a esperar
  a despegar desde la ira, la tristeza o la traición
el vacío o el amor
No importa. Todo cambia. Somos lo que ignoramos, para empezar

Por aquí se nos desploman amaneceres fríos y polvorientos
de lija es el canto de un pajarito
   por aquí 
una se pone a pensar
en la frágil composición del cuerpo humano
o en las mantis
que visitan al discípulo demasiado pronto

por aquí 
la noche se nos muere poco a poco, hijo
sus fractales renacen desde el sueño a través de constelaciones sonoras
   pero sí, se va muriendo a falta de algún interlocutor

por aquí
el destino pausa su fluir y contempla un zoo-lógico
de seres tan irresolubles como emergentes

por aquí de la Ciudad no se oye rastro
se oye sólo tu nombre
tambores para la Tierra
se oye sólo mi voz, tu nombre
tu vuelo, Flecha de Obsidiana
y una Danza sobre la Hierba
   Se oye arder esta hoja en la penumbra                                                           
                                                                                              
 Febrero 17, 2018



Visión de antaño

“El mundo es grande pero en nosotros es profundo como el mar”
-Rilke-


Hermosa mía
te hemos hecho una puta
las más dulce puta

Venimos y nos embriagas
luego te vas aunque no del todo
quedan vibrando en las paredes tus colores sucios
siempre estás ahí con nosotros
para ver en qué parte de tu cuerpo 
derrumbamos nuestra deuda insoportable 

si amanecemos vivos
aquí estás
helando, doliendo, cantando
como las mañanas
de esta continuidad sin descanso

En cada esquina 
te hemos colgado lentejuelas rotas
casi no queda en tu piel rincón intacto

llena eres de nuestro hedor
hecho perfume
que cuesta lo que apestamos

Cómo no amarte viejilla burlona
si todo nos lo das
nos das a nosotros mismos
nos reúnes en tus matrices de piedra
y a todos nos cuelgas espejos 
que no sabemos usar

por eso terminamos emputeciéndote 
cada vez venimos a buscar más lentejuelas que corten
más cabaretes ennegrecidos
más perfumes hundidos en el cuello más tibio
más azoteas
más canciones punzantes
más carne esparcida
más muertes chiquitas
más mal de amores
más más más agujeros en tus venas
donde la oscuridad acaricie nuestros vapores venenosos
y nos hablen extraños rostros sin nombre

Hermosa mía te estás rompiendo
qué te hemos hecho

Nos tragamos enteros
las unas a los otros
sobre tu desnudez hecha polvo
los otros a las unas
refugiados en tu caricia apagada
las unas a las otras
al ras de ventanas descubiertas
los otros a los unos 
protegidos sólo 
por una cortina de luz enrojecida 

Amanecemos sin alma en el cuerpo
pero pagamos lo que nos haya costado tenerte
porque creemos ser libres
(pero somos estúpidos)
al ahuyentarnos queda 
la nota roja bajo el cielo más hermoso

Desfilamos sobre tus fauces 
porque queremos ser libres 
(pero somos estúpidos)
la libertad va también de un lado a otro
vestida de gris (que es color de magia peligrosa)

Cómo no amarte
Oráculo de caos
altar de foquitos multicolor
si nos das toda la locura que podamos cambiar
toda la velocidad toda la muerte
toda la crudeza de esta caída 
que parecía ya sin retorno

Ayer regresé luego de tanto
tu brillo impasible parecía saber
de estos movimientos breves
no quise la fugacidad de tu espejismo
no puedo pagarte
mi rostro ya tiene nombre
A esta hora todos huyen del Sol
como conejos carnívoros

¿Cuándo se me iba a ocurrir
buscar tu corazón entre tanto gentío?

¿cuándo sino tras el destierro
de todo tu espectáculo económico?

¿cómo saber de tu muerte y de
la inmunda ilusión que enmascaró 
esta realidad multiplicada por los siglos de los siglos?

Descubrirte compuesta de nosotros
fue como caer de regreso
Ciudad mía:
fuimos tus monstruos.

Agosto 10, 2017



*Lirio Siete Agua, Ciudad de México, 1985. Cuenta con estudios en Historia del Arte por el Centro Cultural Helénico, y cursa la carrera de Filosofía, en la Universidad Nacional Autónoma de México. Guía y terapeuta en la medicina tradicional de herbolaria, obsidiana y Temazcal, terreno en el que propone la exploración de la escritura poética como proceso complementario de autoconocimiento. Trabaja en su primer proyecto de poemario “Xantus”, y en la recopilación de su material inédito “Deja Vú: la opacidad de las cosas”. Investigadora del pensamiento “mágico” y la transformación de sus funciones desde los oráculos griegos hasta la medicina enteógena en América Latina, a través de diferentes culturas antiguas y de la sociedad actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario