martes, 7 de septiembre de 2021

"La otra cara" poemas de Sheila Patricia Fernández Díaz


La otra cara

Han comenzado a sangrar
todos mis males sin vida.
Se muestra inerme la herida,
como leño en alta mar,
pero me atrapa el hablar
de su sutura invisible.
Dicen que soy predecible,
dicen que vendo mi gracia
y que, en mi fe, la falacia,
es verdad llana y audible.

Rompe el viento en mis entrañas
de suicidios que respiran,
solo estoy si no me miran
el porqué de las patrañas.
¿Quién eres y a quién engañas?
Se han mudado tus ancestros,
Fueron míos, fueron nuestros
y los dejamos partir.
¿Qué tendré si al dimitir
me rescatan sus secuestros?

Debo besar la zozobra
de tus manos impolutas,
cruel espejismo, son rutas
donde la brújula cobra
intereses por maniobra.
¿Qué ganas al secundarme?
Me rindo para salvarme
y entrego mi pecho abierto
al lúdico desacierto
de existir sin acordarme.

¡Han comenzado a sangrar
todos mis males sin vida,
es tan clara la salida
que provoca este “no estar”!
Pronto voy a despertar
y entre luces, soy ajena;
soy del llanto y de la pena,
si de otros fui, ya no más.
¿Dónde están esos que atrás
me dieron su sangre entera,
los que alzaron mi trinchera?
Quizás no vuelvan, quizás…


Cosas pequeñas

Se desliza por mis manos
el murmullo de la brisa,
llevo limpia la sonrisa,
son eternos mis veranos.
Camino sobre los pianos
melodiosos de tu aliento
y en el tibio abatimiento
de tus ganas, me hago luna.
¡Es tan mía la fortuna
de las cosas que no cuento!


¿Qué es poesía?

¿Qué es poesía?, me dices.
Poesía es no vivir
sin intentar descubrir
los incontables matices
del verso. Sus dejos grises,
siempre aislados de la risa,
como un dolor que entroniza
tu adiós en mi noche rota,
susurro de fiebre ignota,
tibieza que se desliza.

Tibieza que se desliza
por los predios de mi alma
cuando su métrica ensalma
con camaleónica prisa
el sentir. Jamás avisa,
es un golpe de amapolas,
un temblor que surge a solas
o en fecunda compañía.
Me dices: ¿Qué es poesía?,
mientras dibujo las olas.

Mientras dibujo las olas
ocultas en tus pupilas,
sin sospecharlo, deshilas
esta ansiedad que acrisola
la altivez de otra corola,
de otro embate perfumado.
Es mi hoy, es mi pasado,
la génesis de mi aliento.
Juro ante el mundo y no miento:
¡Cuánto de sí me ha brindado!

Cuánto de sí me ha brindado
sin ser yo merecedora.
Es su llegada a deshora
un milagro vislumbrado.
Traigo el semblante cansado,
permíteme que la anhele,
deja, a su grandeza, apele
esta sencilla mujer.
¿Qué es poesía? Emerger
del delirio que nos duele.


*Sheila Patricia Fernández Díaz (La Habana, Cuba, 1993). Ha sido correctora de la editorial Pueblo y Educación por seis años y estudia Licenciatura en Historia en la Universidad de La Habana (UH). Su obra se encuentra plasmada en diversas revistas digitales, entre las que podemos citar: Mundo de Escritores, Claustrofobia (España), Perro Negro de la Calle (México), El Almacén (Perú) y Revista Literaria Pluma (Argentina). Los poemas de esta joven se encuentran en más de 10 antologías auspiciadas por diversos proyectos españoles, ha recibido cuatro menciones del jurado en dichos certámenes y fue ganadora del V Concurso Literario de Micropoesía Tardes de Verano. Fue cuarto lugar en la modalidad de idioma castellano del XII Certamen Internacional Poético POE-SILLA 2020 y una de las ganadoras del I Concurso cubano Guajira, Junco y Palmera. Recientemente publicó su primer cuaderno –Instantes de Poesía– bajo el sello de la Agencia Editorial Letra de Kmbio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario